22 agosto 2019
  • Hola

Sin lluvias, pero con agua de sobra

Comunidades de regantes y CHD planificarán la campaña con el embalse de Santa Teresa casi al 70%, por encima de la media de los últimos 10 años. El objetivo es ahorrar

14 feb 2019 / 09:16 H.

De una campaña a otra la situación no puede ser más diferente: hace un año los agricultores temían no poder regar porque el principal embalse que utilizan, el de Santa Teresa, contenía sólo 188 hectómetros cúbicos de los 496 de capacidad. Se encontraba en los niveles más bajos de los últimos años y todos apuntaba a una campaña desastrosa, sin agua. Los malos augurios no se cumplieron, la campaña se desarrolló con normalidad y ahora los agricultores inician la campaña en las mejores condiciones posibles: con 344 hectómetros cúbicos en el embalse de Santa Teresa, casi el 70% de los que puede acoger, y con más agua que en la media de los últimos diez años, cifrada en 334,9 hectómetros cúbicos.

Con estos datos se celebrará mañana una reunión entre comunidades de regantes y Confederación Hidrográfica del Duero en la que está previsto que el organismo de la cuenca determine las líneas básicas de la próxima campaña de riego que se inicia el 1 de abril. Para que se desarrolle con normalidad el embalse de Santa Teresa tiene que tener 250 hectómetros cúbicos en esa fecha de inicio.
El agua está garantizada y se pondrán las bases sobre el consumo estimado de campaña, que los agricultores creen que será una media del reflejado en los últimos dos años: las condiciones meteorológicas -con sequía en otoño e invierno y precipitaciones fuertes después- llevaron en 2018 a una campaña de consumos mínimos y, en cambio, en 2017 se superaron las previsiones. Un consumo medio en función de los datos de las últimas campañas supondrían utilizar en torno a 125 hectómetros cúbicos, siguiendo la línea de ahorro de agua marcado por la Confederación.

En este sentido la principal dificultad de los regadíos de Salamanca está en el canal de Villoria, con pérdidas de agua durante las últimas campañas que afectan a la comunidad de regantes de Arabayona, a la de Villoria y, en un futuro, a la de La Armuña. En este sentido los regantes están pendientes de que exista presupuesto por parte del Gobierno central para emprender esta obra.

La abundancia de agua en el embalse de Santa Teresa permite a los agricultores planificar las siembras en función del mercado y no de las necesidades de agua de cada cultivo. Ahora preparan las tierras para iniciar ya la siembra de patatas en las próximas semanas y es alto el movimiento de compra de semillas, cuyo precio este año es superior entre un 20 y un 30% al que tenían en 2018. Influye la mayor demanda de semilla, porque la campaña pasada fue buena en precios, y también que la sequía afectó también a las zonas de producción. Entre las variedades preferidas por los agricultores figura un año más la "agria", que es de las variedades de patatas más demandadas por su buena acogida en el mercado. El maíz es la otra elección y a estas alturas la siembra de remolacha es una incógnita por el descenso del precio que aplicará Azucarera.



Así detecta Hacienda a los salmantinos que hacen trampa con la factura de la luz

La falta de nieve pone contra las cuerdas a La Covatilla

El pueblo fantasma convertido en vertedero