18 junio 2019
  • Hola

Inyección de 5 millones y medio de euros para revivir la zona más vulnerable de Chinchibarra

El Consistorio aprueba el plan de reforma para que en 2019 se inicie con fondos municipales, autonómicos, estatales y de los vecinos un plan de regeneración de 20 edificios y de sus calles

04 oct 2018 / 17:22 H.

Todo empezó en junio de 2016 cuando Rosa Sereno, una vecina de Chinchibarra, trató de instalar un ascensor en su bloque para que varias personas mayores no permaneciesen más tiempo confinadas en sus casas y pudiesen salir a la calle. Año y medio después, el proyecto que ella emprendió se ha convertido en un plan de regeneración urbana de 5.559.558 euros no solo para su edificio, sino para una veintena de construcciones, concretamente las que conforman la zona delimitada por las calles Chinchibarra, paseo de los Olivos, Los Crisantemos y Los Olmos.

En los próximos días, el Gobierno de Alfonso Fernández Mañueco aprobará el Plan Especial de Reforma Interior (PERI) de esta “manzana” situada casi a los pies del depósito de agua. Este documento sumado a la memoria que están elaborando los vecinos con la ayuda del Patronato Municipal de Vivienda y Urbanismo (PMVU) serán las claves para conseguir que, si se cumple el calendario previsto, a principios del próximo año esta zona de la capital sea declarada Área de Regeneración Urbana (ARU) por la Junta de Castilla y León. Esa calificación permitirá a los vecinos sumar al dinero que ellos aporten financiación municipal, autonómica y estatal para dar una nueva vida a calles, edificios y viviendas.

No es casual que se haya elegido esta zona para desarrollar el primer ARU de la capital del Tormes —ya hay precedentes de esta fórmula en la provincia, en Candelario, Peñaranda y Mogarraz—. Se trata de un entorno muy vulnerable, una condición definida por la baja tasa de ocupación y la incidencia del desempleo, la pérdida de población, la avanzada edad de sus vecinos, las bajas rentas y la antigüedad de sus edificios, todos ellos de 1962 y 1963, construidos con materiales de baja calidad y sin ascensor.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más