16 julio 2019
  • Hola

Incertidumbre entre los guardias civiles de Topas por la llegada de vigilantes privados

Los agentes que trabajan en la seguridad de la prisión y que serán sustituidos según el plan de Interior aún no han recibido notificación alguna sobre su futuro

23 ago 2012 / 06:45 H.

    El Ministerio del Interior pondrá en marcha en el último trimestre del año el plan de privatización de parte del servicio de seguridad en las prisiones españolas, entre ellas la de Topas, unas tareas que asumirán vigilantes privados, entre ellos algunos escoltas del País Vasco y Navarra que han dejado de proteger a personas amenazadas por ETA. Sin embargo, según ha podido saber este periódico, la treintena de agentes de la Guardia Civil de Salamanca que en la actualidad realiza las tareas de vigilancia del perímetro de la cárcel y el control de cámaras de seguridad, aún no han recibido notificación alguna sobre su futuro. Existe preocupación e incertidumbre entre los guardias civiles afectados, que aún desconocen en qué fecha se aplicaría el plan de Interior en Topas ni cuáles serían sus nuevas funciones.

    Todo apunta a que los agentes van a mantenerse en su destino aunque con otra labor, reforzando el traslado de presos o tutelando a los escoltas, pero no hay comunicación oficial de tal posibilidad. Parece que Interior comenzará a encomendar la seguridad a los escoltas en las cárceles del País Vasco en primer lugar, y después continuará en otros puntos de España.