26 mayo 2019
  • Hola

La historia del pueblo plasmada en dos bonitos libros

El origen y patrimonio de la localidad recogido con cariño entre sus páginas

10 ene 2019 / 14:50 H.

Cada municipio tiene un encanto especial que merece ser recogido y difundido, siendo la mejor manera de plasmar su historia y tradiciones en una obra literaria. Por este motivo, en los últimos años dos han sido los libros que fielmente acercan a los vecinos y curiosos a conocer todo lo relacionado con el origen y entorno de Colmenar de Montemayor. 

El libro "Colmenar de Montemayor, antesala de la Sierra de Francia", cuya autoría recae en Pedro Sánchez Gómez e Inocencio García García,  fue autoeditado en 2011. Se trata de la primera obra divulgativa sobre la localidad, dividida en diez capítulos además de prólogo y epílogo.

Los tres primeros recogen información relativa a los aspectos geográficos, históricos y artísticos de la localidad. En el cuarto se han señalado diez rutas y paseos interesantes por el campo; el quinto trata sobre costumbres y tradiciones de la localidad, algunas desaparecidas; el sexto recoge refranes oídos a nuestros padres y abuelos; el séptimo lo hemos agrupado bajo el epígrafe de: frases, chascarrillos, dichos, tonás, canciones y otras “tontunas”; a juegos de antaño y hogaño se refiere el octavo; el noveno sobre recetas de las abuelas y el décimo y último, que en un principio fue el eje de nuestro estudio y que hemos denominado “el habla del Cormenal” es una especie de pequeño diccionario con las palabras oídas a nuestros antepasados que muchas han caído en desuso y que si no andábamos ligeros se perderían inexorablemente. En él se recopilan alfabéticamente las palabras tal cual las hemos oído pronunciar, a continuación su escritura correcta y por último una explicación de su significado.



El segundo libro “Colmenar; nuestras cosas, nuestra gente” es un trabajo colectivo que fue autoeditado en 2012 y en su elaboración participaros cuatro personas: Pedro Sánchez Gómez, Inocencio García García, Ángel Gómez Hernández y Manuel Santos González. Del mismo modo que el primero consta de diez capítulos, prólogo y epílogo.

En el primer capítulo se recogen las leyendas, “milagros” y hechos prodigiosos que, según la tradición, ocurrieron en Colmenar. Hay un segundo capítulo con los motes, alias, apodos y sobrenombres de las gentes del pueblo. En el tercero se recogen los utensilios y aperos de labranza y ganadería usados ancestralmente. Un cuarto da información sobre aquellos espacios y pequeñas industrias de antaño: la Alhóndiga, el Corral de Concejo, la Fragua Prensa para el aceite…etc. En el quinto tratamos la construcción tradicional: viviendas y corrales. Oficios y ocupaciones hoy en desuso, es recogido en el capítulo sexto: colchoneros-vareadores, afiladores, carboneros, tratantes, hojalateros… etc. De la elaboración de productos como el queso de cabra, el arrope, los higos secos, el jabón etc trata el séptimo.El octavo que hemos titulado: ¡Cómo hemos cambiado! hace una comparación fotográfica de los lugares, calles, costumbres, vestimentas etc de antaño y hogaño. Se han copiado documentos que hablan de la localidad en el noveno: Catastro del Marqués de la Ensenada, Larruga, Miñano, Madoz etc. Y en el décimo y último curiosidades y anécdotas que recogen por ejemplo el nombre de la localidad: Colmenar, o romerías desaparecidas, o si hubo un hospital, una torre de vigilancia o la existencia de osos en el término, etc además de anécdotas muy celebradas y que han pasado de generación en generación.

De ambos se hicieron ediciones de 250 libros y se vendieron prácticamente todos, pese a no haber estado a la venta en librerías. Aunque actualmente no hay remanente, si existiera algún interesado en adquirirlos sería necesario hacer una nueva edición.  

Más publicaciones de los vecinos de Colmenar de Montemayor pulsando aquí