22 abril 2019
  • Hola

Gol en Mestalla

13 feb 2019 / 05:00 H.

Es el Día Mundial de la Radio. La que nació en el número 4 de la calle Rodríguez Pinilla, muy cerca de la Puerta de Zamora en 1926 con el indicativo de EAJ 22-Radio Salamanca. Radio de música, conferencias y solemnidades religiosas. Cuando cerró, apareció Inter Radio Salamanca, era 1934, que incautarían las tropas de Franco hasta 1937, año el que nació en la Plaza de Anaya Radio Nacional de España, la del famoso "parte" que reunía alrededor de la radio a toda la familia. Eran radios muebles, como las que se pueden ver en el Museo del Comercio de la colección Agustín de Castro. Hoy la radio se lleva en el bolsillo y se llama móvil. En realidad, todo se lleva en el teléfono móvil, incluida nuestra vida en fotografías, así que si pierde su celular y va a la oficina de objetos perdidos puede reclamar su vida al agente de la ventanilla. Luego, en 1963, apareció Radio Popular, que era "la de los curas" por haber nacido en el seno de los dominicos, y más tarde, en los ochenta, "Radio 80" y "Antena 3", y después "Onda Cero", que sigue en la Plaza de la Reina. La radio salmantina ha ido dejando su huella en el callejero: Poeta Iglesias, Plaza Mayor, Rosa, Arco, Sol Oriente, Dimas Madariaga, Clavero, Veracruz, Gran Capitán€
Uno, que es oyente y practicante de la radio, recordará siempre a Ángel de Luis, Conchita San Román, Antonio Fidalgo, Vicente Alonso, Teresa Martín, Manolo Pérez, Vicente Herrero, Orestes Bazo€que le pusieron voz a la radio, como hoy se la ponen otros, más jóvenes, relatores de la actualidad y compañeros de mañana, tarde y noche. Porque la radio ha narrado golpes de estado, ascensos y descensos deportivos, coronaciones, proclamaciones, funerales, atentados, elecciones, pregones, premios, juicios como el del "Prucés"€ajenos a la hora, y se convertía en alguien que nos acompañaba en el coche, en tardes de estudio o noches de insomnio, cuando el Servicio de Socorro de Radio Nacional de España avisaba de que tal vecino de Albacete, que viaja por Salamanca, se pusiera en contacto con la familia por asunto familiar grave; y dabas en pensar en el asunto. La radio ha enseñado las canciones de moda o las ha puesto de moda, en ella se han dedicado discos y hasta ha sido teatro con suspense que viajaba por el éter. Todos hemos tenido días de radio.
En Salamanca, la radio tiene su calle y un museo que atesora su historia, que es también la de muchas familias. La radio del "gol en Mestalla", del "Ángelus" y la música religiosa en Semana Santa. La radio que hace las noches del enfermo y su cuidador más corta, y sus días más rápidos. Es banda sonora de viajes en coche, clavo ardiendo del solitario, combustible para el animoso y ventana a la realidad de algunos. Está en hospitales, residencias, oficinas, taxis, kioscos, camiones, tiendas, bares o mercados. Sus voces y canciones están alrededor de nosotros, pero no las oímos sin el aparato y su antena. La radio nos envuelve siempre, incluso la voz de aquellos que nos dejaron queda flotando.
En un par de años podremos celebrar el nacimiento de la radio en Salamanca, que vio la luz con la música del maestro Bernardo García Bernalt y el entusiasmo de seguidores de la ciencia, el arte y la cultura de la ciudad. Eran devotos de lo que entonces se llamaba Telegrafía Sin Hilos y tenían, incluso, sección fija en LA GACETA de la época, que dio cuenta del acontecimiento.