24 mayo 2020
  • Hola

La famosa lluvia de estrellas de 'San Lorenzo' alcanzará su máxima actividad las noches del 11 y 12 de agosto

Para ver las Perseidas, se aconseja mirar hacia el noreste y desde una zona oscura

09 ago 2012 / 21:48 H.

    Llega el mes de agosto y con él, sus conocidas 'lagrimas de San Lorenzo', una particular lluvia de estrellas que atrae cada año a miles de expertos y aficionados de la astronomía. Un fenómeno que en 2012 se viene produciendo desde el pasado día 17 de julio y que se prolongará hasta el próximo 24 de agosto. En esta ocasión, el momento óptimo para observarlas será en la madrugada del día 11 al 12, y durante las primeras horas de la noche del 12 al 13 de agosto, ya que las popularmente conocidas como 'Perseidas' se darán con mucha más intensidad entre las 14:00 y las 16:30 horas del 12 de agosto, período en el que se estiman una media de cien estrellas fugaces cada hora. Según Óscar Martín, experto presidente de la Organización Salmantina de la Astronáutica y el Espacio, afirma que desde Salamanca, aproximadamente se podrán observar en torno a 60 y 70 meteoros por hora.

    Sin embargo, debido a que la intensa luz se dará durante horas en las que no serán visibles desde España, Martín aconseja que si se desea observar la lluvia de estrellas, los ciudadanos deben esperar a que llegue la noche y se alejen de las zonas iluminadas de la ciudad: “Cualquier sitio tranquilo, como un parque, y con plena oscuridad es ideal para disfrutar de las Perseidas”. Al mismo tiempo, recomienda que desde salamanca la orientación más oportuna de mirar al cielo es hacia el radiante del noroeste; con el fin de captar mejor los puntos de luz de la constelación Casiopea.

    Las minúsculas partículas de polvo, llamadas más comúnmente, estrellas fugaces, pertenecientes al cometa Swift-Tuttle, como lo ha dado en denominar la Unión Astronómica Internacional, se producirán un año más debido a esa radiación solar que se producen en el momento en el que la Tierra atraviesa en su recorrido la cola de ese cometa que se origina de forma periódica.

    Una cita más que singular en las muchos son los que aprovechan para pedir más de un deseo por cada estrella fugaz que ve cruzar por el cielo.