20 abril 2019
  • Hola

Escritores y actores de Salamanca ven un derecho compatibilizar pensión y creación

José Luis Puerto dice que los "bolos" culturales aportan riqueza a la sociedad | Luciano G. Egido, activo a sus 90 años, a favor de que se aseguren mejores ingresos a los mayores

11 feb 2019 / 10:53 H.

Ni el Ministerio de Cultura ni el de Trabajo aclaran, a consultas de este periódico, cómo se va a llevar a la práctica el Estatuto del Artista. Aprobado el pasado 22 de enero por unanimidad de todos los grupos políticos en el Congreso de los Diputados, incluye "la compatibilidad de la pensión de jubilación y la actividad de creación artística", lo que implica la reforma de la Ley General de la Seguridad Social. El Gobierno se ha dado un plazo máximo de seis meses para aprobar un reglamento que la regule, aunque se intentará acortar al máximo ese plazo en palabras del ministro José Guirao.

En la actualidad, explican escritores como Luciano González Egido y José Luis Puerto, ya compatibilizan su pensión con derechos de autor o actividades como charlas o lecturas poéticas. Puerto, que fue catedrático de instituto y percibe una pensión digna, aclara que son penalizados si superan una cantidad que ronda los 9.100 euros al año con los "bolos" culturales. "Hay compañeros escritores", apunta el poeta, "que igual solo tienen 600 euros de pensión y será una buena medida que puedan complementarla con otras retribuciones. Una lectura poética, una charla son aportaciones culturales que constituyen un bien para la sociedad. Y los gobiernos no deben penalizarlo porque la sociedad pierde algo importante".

A sus 90 años Luciano González Egido sigue publicando libros. "Cobro la pensión máxima y derechos de autor, pero el oficio literario no es millonario. No sé que repercusión va a tener para mí, pero me parece bien que se aseguren mejores ingresos a la gente mayor. Ignoro a quién y cómo se va a beneficiar, pero como hecho en sí, la futura regulación me parece estupenda", apunta. González Egido empezó su carrera como novelista a una edad tardía, a los 65 años, con "El cuarzo rojo de Salamanca" (1993). Trabajó como profesor de la Universidad de Salamanca y también se ha dedicado al periodismo literario y a la crítica cinematográfica, entre otras actividades. "He trabajado mucho toda mi vida", constata, "y ya era hora de tener algún beneficio", dice González Egido en referencia a su pensión.

También están expectantes con el Estatuto del Artista los actores, que reivindican cobrar su pensión íntegra durante los periodos en que están activos, pagando impuestos por el dinero que reciben por su trabajo. Mariano Venancio explica que "cada vez que trabajo, me quitan parte de la pensión". "Me parece injusto", añade, "y se me pone la vena gorda. He trabajado casi 50 años y creo que la pensión es un derecho, como las vacaciones. No es un regalo".



La lucha del Seprona contra los pozos ilegales en Salamanca. "Encontrarlos es difícil. No todos los días denunciamos, pero sí a menudo"

Aumenta el consumo de marihuana en Salamanca y la proliferación de plantaciones bajo techo

La joya salmantina que volverá a abrir sus puertas tras un año cerradas