21 mayo 2019
  • Hola

El entorno del molino del siglo XV de Mancera de Abajo cobra vida

Una subvención de la Junta permite al Consistorio acondicionar la zona y convertirla en un nuevo reclamo para el turismo

12 may 2018 / 18:33 H.

La recuperación del entorno del molino del siglo XV es uno de los objetivos marcados por el Ayuntamiento y las labores ya tuvieron una primera fase en el 2016 con la limpieza y desbroce de la zona.
 
Dos años después, una subvención concedida por la Junta de Castilla y León para infraestructuras turísticas permite al Consistorio retomar ahora la intervención que se inició la semana pasada aprovechando la tregua meteorológica. 
 
“El proyecto consiste en acondicionar el entorno del molino y colocar, además, una nueva señalética sobre la reforma carmelitana, San Juan de la Cruz, Santa Teresa de Jesús, la recuperación del convento por Santa Maravillas de Jesús, la historia de los Álvarez de Toledo en nuestro pueblo y las huellas que dejaron en él como el palacio”, explica el alcalde de la localidad, Juan Carlos Zaballos Martínez. La actuación turística incluye además la edición de audioguías y alojamiento en microsite, tal y como avanzó el regidor.
 
Cabe destacar, además, que el molino se trata de una obra hidráulica de importante envergadura para aquella época, teniendo en cuenta que el río Zamprón fue desviado para el servicio del Marqués de Mancera y de su molino más de un kilómetro aguas arriba. Esta obra del siglo XV tiene otra singularidad, como es su ubicación, al encontrarse dentro del municipio dentro de un bello paraje integrado en pleno casco urbano. El molino de Mancera de Abajo está construido en sillería de granito, y su funcionamiento requirió que el agua del río se desviara hasta él mediante una canalización de la misma época, también ejecutada en el mismo material.
 
La puesta en valor de los recursos patrimoniales del pueblo  supone, además, un atractivo añadido para los visitantes y peregrinos que llegan a ella a través de la ruta teresiana “De la Cuna al Sepulcro”, que se adentra en la provincia salmantina precisamente por Mancera de Abajo desde Duruelo (Ávila).