26 mayo 2019
  • Hola

El engaño de los bonos de bienvenida en las casas de apuestas

Las casas de apuestas regalan entre 100 y 350 euros a los nuevos usuarios que se registren con el fin de "engancharles" al juego, que ingresen dinero, realicen varias apuestas y no saquen esa cantidad

13 feb 2019 / 13:45 H.

"Regístrate ya y consigue un bono de hasta 350 euros para apostar". No hay una sola página de apuestas deportivas que no tenga este gancho en su página principal para captar a nuevos usuarios. Los bonos "regalo" oscilan entre los 100 y 350 euros, una cantidad muy suculenta que sin embargo es un engaño.

La publicidad agresiva es una de las señas de las casas de apuestas y negocios del juego, tanto online como presencial. "Juega, juega, juega. Gana, gana, gana", es el eslogan directo, con música de tensión y la imagen por triplicado de Carlos Sobera que incita a apostar. "El año pasado se emitieron cerca de 3 millones de anuncios en España en los que se invirtieron más de 154 millones de euros. En todo el país se gastan 350.000 euros en prevenir la ludopatía. Así es imposible luchar contra eso", critica Ángel Aranzana, presidente de la Federación de Jugadores Rehabilitados de CyL, que habla de las "comodidades" de acudir a locales de apuestas: "el alcohol es más barato, el fútbol se ve en grandes pantallas, te invitan a cañas y te regalan un bono para que juegues".

Además, los bonos de bienvenida tienen una serie de condiciones en las que se exige al apostante un depósito mínimo, que ese dinero no lo pueda sacar y que realice varias apuestas mínimas por el valor del bono. Cuanto más dinero tiene el usuario, más empieza a apostar, corre el riesgo de incrementar las pérdidas y de intentar recuperar lo que ha perdido. Una peligrosa rueda que puede acabar en una ludopatía patológica. "Las apuestas deportivas están bien percibidas socialmente pero hay muchos jugadores en riesgo de ser adictos", advierten desde la asociación salmantina Asaljar.

En el mundo de las apuestas se busca la rapidez a la hora de ganar dinero y son muchos los que optan por deportes como el tenis. También proliferan los "expertos" que cobran por hacer los pronósticos.
"El ludópata no gana nunca pero en su cabeza tiene la fantasía de que lo va a solucionar con el juego, pero está metido en un pozo sin salida. No le importa el dinero, sino la necesidad de jugar. Las pérdidas económicas son lo que se ven, pero el deterioro de la persona le puede llevar al suicidio", agrega Luisa Ventola, de Asaljar.



Otro revés judicial al nuevo concurso de traslados de la Junta

Se cumplen 20 años del debut de Solari en la Liga en el Helmántico

El fin de la peligrosa rotonda de Buenos Aires tendrá que esperar