23 abril 2019
  • Hola

El encierro urbano, con dos vaquillas y un novillo pone fin a las fiestas en Mieza

Las peñas mantienen la emoción y animación en la última jornada

10 sep 2018 / 12:16 H.

    No podía haber un mejor final a las “Fiestas del Toro” en honor a la Virgen del Árbol de Mieza que un encierro taurino por las calles del pueblo en el que los astados pusieron la emoción y las numerosas peñas la animación.

    La última jornada del programa de festejos patronales organizado por el Ayuntamiento de Mieza que preside el alcalde, Ismael García, arrancó en la mañana de este domingo con el tradicional y madrugador pasacalles, en esta ocasión protagonizado por las peñas “La Santa Sed” y “Los Arrejuntados”.

    Con las calles llenas tanto de vecinos como de gentes llegadas de Las Arribes y la comarca de Vitigudino, dio comienzo el festejo taurino popular con la suelta de la primera de las vaquillas, que al igual que los ejemplares que los siguieron procedía de la ganadería salmantina de Eduardo Martín Cillero.

    Durante cerca de una hora, las dos vaquillas y el novillo que saltaron del camión situado al principio de la calle Ortiga posibilitando a través de la larga subida hacia la plaza de toros buenas carreras a los mozos.

    Una última jornada festiva que se completó con una novillada sin picadores por la tarde, a la que siguió la suelta en popular capea de los animales corridos por la mañana y la animada verbena hasta la madrugada con la orquesta “Compás”.