26 mayo 2019
  • Hola

Las empresas salmantinas respiran. Los concursos de acreedores cayeron en 2018 a cotas del inicio de la crisis

La leve mejoría económica y la destrucción de grandes empresas justifica la caída de los procedimientos, en los que cada vez tienen más peso los presentados por personas físicas

09 feb 2019 / 10:28 H.

30 fueron las personas físicas y empresas que se declararon en concurso de acreedores (suspensión de pagos y quiebras) el año pasado en Salamanca ante la imposibilidad de afrontar sus pagos y deudas. La cifra implica un descenso del 6,25% con respecto al año anterior y cae a niveles más próximo al inicio de la crisis, según la Estadística de Procedimiento Concursal publicada esta semana por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Si en 2008 la provincia registró 18 concursos de acreedores, desde entonces las cifras se han mantenido por encima de los 30 del año pasado, todos los años excepto en 2015, cuando curiosamente cayeron a 20. El pico máximo se anotó en 2012 y 2013, ejercicios en los que 58 familias y empresas tuvieron que iniciar un concurso de acreedores. Tras una bajada, la cifra se volvió a disparar en 2016 hasta los 57 concursos, un ascenso que para el abogado José María Rozas estuvo motivado por las refinanciaciones de empresas en los años duros de la crisis y que después de tres años acabaron en fracaso.

De los 30 concursos de acreedores registrados el año pasado 13 fueron promovidos por personas físicas sin actividad empresarial, el 43,3% del total. El dato es curioso debido a que se aprecia un incremento paulatino a lo largo de la década del número de personas físicas que recurren al procedimiento por suspensión de pagos o quiebra. En los años 2012 y 2013, por ejemplo, Salamanca sumó 58 concursos de los que 9 y 7 fueron de personas físicas respectivamente.

Según Rozas, en los primeros años de la crisis los concursos se presentaban fundamentalmente por empresas estructuradas del sector cárnico, de construcción, promoción inmobiliaria o servicios. Ahora son las familias, con 13 concursos presentados, y las sociedades de responsabilidad limitada, con 14 concursos, las que toman las riendas dado que ya no existen buena parte de las grandes firmas de hace 10 años. "Según la estadística concursal, el 90% de los que presentan concurso de acreedores acaban en liquidación", subraya Rozas. El abogado explica que las pérdidas para esas empresas son irreparables, pero también para la sociedad. "La actividad no se pierde del todo, porque el mercado que pierden unos lo ganan otros, pero la disolución de las empresas siempre acarrea una pérdida para la actividad económica", lamenta el experto en procesos concursales.

En cuanto al tipo de concursos, según la Estadística de Procedimiento Concursal en Salamanca se presentaron el año pasado 21 voluntarios y 9 necesarios. Por clase de procedimiento, 28 fueron de carácter ordinario y 2 abreviados.



Las familias con rentas bajas tendrán prioridad a la hora de pedir colegio

Confusa venta online de Renfe con horas duplicadas entre trenes Alvia y Avant

Los cinco edificios más altos de Salamanca