23 marzo 2019
  • Hola

‘La Emperrá’ marcará tres días de fiesta en El Cabaco

El sábado tendrá lugar la misa, el ofertorio y la procesión con la imagen del Sagrado Corazón

18 may 2018 / 21:30 H.

"Llevo 32 años viviendo en El Cabaco y siempre he conocido la fiesta de ‘La Emperrá’ aunque no sé muy bien de dónde viene su nombre sé que siempre se ha celebrado”, asegura Prudencio San Pablo, alcalde de El Cabaco, municipio que este fin de semana celebra sus fiestas chicas.
 
Rastreando el origen de estos festejos tan populares se llega a una antigua competición —que con los años se ha perdido— en la que los perros del municipio, con una lata atada al rabo, corrían hacia su dueño intentando alzarse con el primer puesto, de ahí el singular nombre de “La Emperrá”. 
 
Con el paso del tiempo la competición ha desaparecido dejando paso a una tradición muy arraigada en el pueblo, un festejo popular que combina elementos paganos y religiosos en el que el objetivo fundamental es reunirse y disfrutar de unos días de ocio entre vecinos.
 
Este viernes se abre el programa de actividades con una cita ya habitual en el pueblo, la merienda popular a base de sardinas, costillas y chorizos a la brasa que como cada año se celebra en el merendero de La Dehesa para aprovechar las agradables temperaturas de la primavera.
 
El sábado por la mañana los cabaqueños protagonizarán la jornada más solemne de las fiestas, que se inaugura con una eucaristía que dará paso al tradicional ofertorio y a la procesión por las calles de El Cabaco con la imagen del Sagrado Corazón. Una nota religiosa imprescindible en las celebraciones populares del municipio salmantino que desde hace muchos años aprovecha la ocasión para honrar a sus iconos religiosos en estas fechas tan señaladas aunque con origen poco piadoso. Para finalizar el día un poco de música con la orquesta Obsesión que desplegará buena parte de su repertorio en la Plaza Mayor de la localidad.
 
La última jornada de las fiestas traerá a El Cabaco una combinación perfecta de devoción cristiana y encuentro vecinal con la celebración de una nueva misa y la comida popular a base de paella que se celebrará de nuevo en el incomparable entorno de La Dehesa.