17 febrero 2020
  • Hola

Detenidos 66 miembros de una red de indios y paquistaníes que organizaba matrimonios de conveniencia

Estaban especializados en tráfico ilegal de personas para entrar en EE.UU o Europa

18 jul 2014 / 12:12 H.

Agentes de la Policía Nacional, con la colaboración de Europol, Interpol y autoridades de Dinamarca, Noruega, Alemania, Costa Rica, Estados Unidos e India han desarticulado una red dedicada al tráfico ilegal de seres humanos que organizaba matrimonios simulados por 12.000 euros y falsificaba documentos para poder entrar a EEUU o a Europa a cambio de 25.000.

Según ha informado la Policía, se trata de una red formada por indios y paquistaníes que ha llegado a obtener más de 300.000 euros de beneficios. En total, se han realizado 17 registros en domicilios y comercios de Barcelona, Valencia, Alicante y Murcia. Uno de ellos, situado en Santa Coloma de Gramanet (Barcelona), era una imprenta en la que la organización falsificaba todos los documentos.

La investigación comenzó en octubre de 2013, tras la denuncia de una víctima de la organización, quién afirmó haber sido captada en su país de origen por miembros de la misma para ser traída ilegalmente hasta España. Tras realizar las primeras pesquisas, se pudo comprobar cómo la organización remitía de manera frecuente paquetes a varias provincias, principalmente a Valencia, Alicante y Murcia, recogidas por las mismas personas y en cuyo interior había tarjetas de residencia falsificadas que permitía a indios y paquistaníes trabajar en labores agrícolas.

La actividad más lucrativa de la red era la concertación de matrimonios falsos entre ciudadanos indios o paquistaníes con mujeres europeas utilizando documentos falsificados que eran presentados en los registros civiles donde contraían matrimonio para, así, tramitar fraudulentamente permisos de residencia de la Unión Europea.

Estos matrimonios se celebraban en países distintos al de origen de la mujer para evitar problemas. Los extranjeros debían pagar entre 10.000 y 12.000 euros, además de hacerse cargo de los gastos de la novia falsa y de los miembros de la red que le acompañaban.

Pero además, la organización estaba especializada en tráfico ilegal de personas, dando salida a inmigrantes que se encontraban en España de manera ilegal y querían viajar a Estados Unidos. En la mayoría de los casos viajaban en calidad de turista a países de América Central y, una vez allí, les ayudaban a entrar a Estados Unidos de forma clandestina. El coste de la operación alcanzaba los 25.000 dólares.

También ofrecían entrar en Europa, aparentemente de forma legal, mediante la tramitación fraudulenta de visados en misiones diplomáticas europeas de la India por motivos de estudios o trabajo, generalmente.

Para poder llevar a cabo todas las acciones ilegales, tenían una imprenta situada en Santa Coloma de Gramanet (Barcelona), propiedad de un ciudadano paquistaní con conocimientos de informática, que era utilizada como tapadera de un laboratorio en el que la organización falsificaba todos los documentos. Elaboraban falsos volantes de empadronamiento, certificados de nacimiento o soltería, tarjetas de residencia o pasaportes falsos.

Cuando se registró, se incautaron más de mil documentos falsificados, una impresora de alta calidad, una máquina específica de pegado de láminas de documentos y gran cantidad de laminados de plástico para la fabricación de documentos; así como teléfonos móviles, tarjetas SIM, sellos de empresas y dinero en efectivo.

La operación policial se practicó en dos fases. La primera de ellas se desarrolló durante abril y mayo de 2014, en la que se detuvieron a un total de 25 personas en la localidad murciana de Torre Pacheco. Una vez reunidas todas las pruebas, a mediados del mes de junio se procedió a la segunda fase del operativo, que se saldó con la detención de 41 personas, entre las que se encontraban los máximos responsables de la detención.

La operación ha sido llevada a cabo por la Brigada Central contra la Trata de Seres Humanos de la UCRIF Central de la Comisaría General de Extranjería y Fronteras, la UCRIF de las Brigadas Provinciales de Extranjería y Fronteras de Valencia, Barcelona, Alicante y Murcia, y el Grupo Operativo de Extranjería de la Brigada Local de Extranjería y Fronteras de Denia. Además de la colaboración de Europol e Interpol y las autoridades de Dinamarca, Noruega, Alemania, Costa Rica, Estados Unidos, Nueva Delhi y la India.