22 abril 2019
  • Hola

Democracia a mi gusto

14 feb 2019 / 04:45 H.

El lunes estuve tomando algo con un amigo al que hace tiempo no veía como Dios manda (es decir, fuera del "WhatsApp") y le dimos un buen repaso a la actualidad, a Salamanca, a la política y a los políticos€ De Salamanca, J y yo siempre convenimos en lo mismo: que es una maravillosa ciudad aburrida, donde todo sería posible pero donde nada tiene futuro, salvo la vida vegetal y las mentiras continuadas (por lo tanto ya "verdades") cuyo objeto es marear la perdiz académica e institucional€
De la política y los políticos, tras la manifestación de Colón, un ejemplo de protesta le pese a quien le pese —sobre todo a la izquierda retrógrada—, qué podíamos decir que no sea evidente para cualquiera: que España es un país friki, aunque el significado de extravagante para este palabra se queda corto para definir, por ejemplo, a un Pedro Sánchez y a un Gobierno que más bien bordean la locura empapada en ron barato y con muchos traumas por suturar.
La democracia en España, mi mayor preocupación, está seriamente amenazada por quienes consideran que la democracia no es otra que "mi democracia", base de "Podemos", del "sanchismo" —evitaré por respeto y por pena decir que del PSOE— y de una cada vez más amplia juventud española que, habiendo vivido y viviendo como burgueses indecentes —siguen sin dar un palo al agua estudien o no—, hoy se ponen del lado del postureo "podemita" —y por ende de la dictadura venezolana, y por ende de quienes ejecutan a homosexuales en Irán€— repitiendo aquello de "¡a las trincheras, que viene VOX!"€ Cualquier "pijoprogre" te dice estos días que la manifestación de Colón fue la manifestación de VOX y de la ultraderecha€ Alguien me llegó a decir incluso que la derecha se puso a la altura de los independentistas, utilizando sus mismos métodos€ Que yo sepa en Colón nadie fue coaccionado, nadie llamó a las armas, y nadie usó el odio como expresión, a menos que la bandera de España, nuestra bandera mis queridos ignorantes, sea un vehículo para el odio.