20 mayo 2019
  • Hola

El último dandi

16 may 2018 / 04:45 H.

Se muere el creador del nuevo periodismo y por aquí algunos seguimos en el costumbrismo. Se nos olvida que para escribir —como él sostenía—, hace falta el mismo esfuerzo que para informar: "Tener la boca cerrada y escuchar". Que yo sepa no hay en España ninguna novela, ni la consiguiente película, que parta del atropello de un peatón y la huida de "Farruquito". Pues Tom Wolfe, fallecido ayer, tuvo un extraordinario éxito como novelista —periodista de éxito ya era—, con "La hoguera de las vanidades", que se inicia con un lance semejante al del joven miembro de los Farrucos, omitiendo socorro a la víctima.
La vieja Europa no aprovechó aquel suceso que le da nombre, en la Florencia final del siglo XV, con los fanáticos seguidores del monje Savonarola quemando objetos pecaminosos. Lo hizo Cervantes, con el donoso escrutinio de la biblioteca de Don Quijote, y la quema de sus libros de caballerías (Y quiero citar aquí el excelente ensayo del profesor de Salamanca Fernando Rodríguez de la Flor "Biblioclasmo", sobre la animadversión a los libros).

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más