19 marzo 2019
  • Hola

Culpan del fracaso del festival jipi a la Guardia Civil por aumentar los controles

Los vecinos consideran "excesivo y desproporcionado" el despliegue de agentes pese a los tres detenidos y recogen firmas para pedir responsabilidades a la Subdelegación

20 jul 2018 / 12:23 H.

El festival jipi de música electrónica que durante la última semana se ha venido celebrando en el meandro “Melero” del río Alagón, entre los términos municipales de Sotoserrano y la localidad cacereña de Riomalo de Abajo finalizó este jueves con la nota destacada de la indignación de los habitantes de la zona “por la presión ejercida de la Guardia Civil sobre los participantes y asistentes al festival desde la primera jornada”.

Una presencia de la Guardia Civil que como ha venido informado LA GACETA ha supuesto la detención de tres personas, dos de ellas el día de comienzo del festival, el jueves de la pasada semana, y una más el lunes, todos ellos trasladados a la prisión de Topas por orden judicial.

“Consideramos totalmente desproporcionado el despliegue de agentes de la Guardia Civil y número de controles realizados tanto para lo que supone de movimiento de personas el festival como para las detenciones realizadas, tres personas entre cerca de tres mil participantes”, aseguraron los vecinos de Sotoserrano y Riomalo de Abajo.

En la localidad salmantina, la indignación por la presión policial al festival les ha llevado a iniciar una recogida de firmas para pedir responsabilidades a la Subdelegación del Gobierno.