19 septiembre 2021
  • Hola

La Cueva y el Marqués

01 feb 2013 / 05:45 H.
Ver Comentarios

En las vísperas de San Blas, guardián de la voz, ha aparecido una garganta profunda en forma de cuadernos con anotaciones de entradas y salidas de dineros atribuidas a Luis Bárcenas, que han puesto en un compromiso a la cúpula del PP desde los tiempos de las pesetas hasta ahora. Otro lío. A mediodía salió Cospedal al ruedo, negando la mayor aunque al final vino a señalar que quizás algunas cosas€ Rajoy, que también aparece en esos papeles, ha convocado a los suyos de forma urgente, mientras la prensa de fuera nos vuelve a colocar en sus portadas, y la oposición se ceba, sin atender a lo suyo, que en todas partes cuecen habas. Son cuadernos diseñados a modo de libros de cuentas, pensados para no dejar rastro informático, al viejo estilo, que todo se sabe, y escritos a mano con la meticulosidad de un fedatario, cuya autenticidad será preciso comprobar seguramente en los juzgados por el cierre de nuestra Cueva de Salamanca, donde el diablo o su discípulo más díscolo, Enrique Villena, rápidamente nos hubieran sacado de dudas. La legendaria cueva, gracias a Cervantes, Botelho de Moraes, Areilza o Luciano González Egido, entre otros, vuelve al papel de la mano de un madrileño, Raúl Andrés Pérez, que presenta estos días el libro "La Cueva de Salamanca y la Magia del Marqués de Villena", que promete emociones muy fuertes. Nos podemos imaginar al Marqués y sus compañeros tomando notas en cuadernos de hojas cosidas y cuadriculadas en las lecciones sobre nigromancia en la muy mágica cripta de San Cipriano, que, como es sabido, fue mago antes que santo, como Bárcenas fue tesorero antes que rico.
Otra vez nuestro pasado de actualidad. Como si se tratara de un trabalenguas Miguel Espigado al hablar de Helmantic City en su novela "La ciudad y los cerdos" dice de ella (o sea, de nuestra ciudad) que "el pasado forma parte del presente, el presente se funde con el pasado, pasado y presente se funden y confunden, y el futuro es pasado€presente, pasado y futuro acaban tan enrevesados que ya no importa el paso de los años".

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png