17 junio 2019
  • Hola

Los comerciantes, en alerta ante una estafa por supuestos impagos de luz

La Policía Nacional ha recibido varias denuncias en Salamanca | Dicen que hay una deuda y amenazan con cortar el suministro para lograr los datos de la tarjeta bancaria

29 sep 2018 / 12:56 H.

Si usted es el propietario o dependiente de un comercio y recibe una llamada telefónica en la que alguien en nombre de una compañía energética la insta a abonar una supuesta deuda o procederá a cortarle el suministro, póngase en alerta y desconfíe. Es muy probable que se trate de la última modalidad de estafa que se está propagando en España y que tiene como víctimas a responsables de comercios que se encuentran abiertos al público y que en un momento de descuido o falta de información al respecto, acceden a complacer las demandas de los ´cacos´.

La Policía Nacional advirtió este formato de estafa después de que se hayan presentado varias denuncias en las que las víctimas coinciden en haber caído en la misma trampa. El falso comercial de la compañía eléctrica exige el pago inmediato de una deuda del comerciante con la suministradora o de lo contrario se le cortará el suministro en unos minutos. Los ´cacos´ solicitan cantidades que van entre los 500 y 1.000 euros —incluiría la falsa deuda más un dinero por evitar el corte del suministro— y que el pago se realice de forma inmediata facilitando un número de tarjeta bancaria.

Según ha podido sabe LA GACETA a través de fuentes de la Policía Nacional, en Salamanca se han dado tres o cuatro casos de personas que han caído en la trampa de los estafadores mediante este ´modus operandi´. Por ello, instan a los comerciantes a desconfiar de las solicitudes de abono que "se efectúen fuera de los procedimientos normales utilizados por las compañías" que nunca requieren el cobro de deudas por llamadas telefónicas ni amenazan con cortar el suministro, ni tampoco exigen el pago con datos de tarjetas bancarias.

La Policía Nacional aconseja a los comerciantes que busquen el teléfono de su comercializadora en alguna factura y procedan a llamar para cerciorarse de que se trata de una estafa, ya que los ´cibercacos´ suelen obtener numerosos datos de las víctimas, algo que, en cierto modo, puede inducir a que piensen que se trata de su verdadera compañía.



El Camino de hierro ya tiene reglamento, aunque le acusan de plagiar al Caminito del Rey 

La madre salmantina acusada de secuestrar a su hijo: "Me fui porque temía una desgracia"

5,5 millones de euros para regenerar la zona más vulnerable de la Chinchibarra