23 marzo 2019
  • Hola

Ciudad Rodrigo se queda sin Misa Pontificial por la ausencia del obispo

Ni el administrador apostólico ni el vicario participan en la celebración | Los feligreses afirman que "es un síntoma más de que algo está pasando en este barco a la deriva"

27 dic 2018 / 12:29 H.

La ausencia del obispo Civitatense, Raúl Berzosa debido al retiro temporal al que se acogió el pasado mes de junio, así como la falta del administrador apostólico, Francisco Gil Hellín, al encontrarse fuera de la ciudad por vacaciones, dejó sin Misa Pontifical de Navidad a Ciudad Rodrigo, una situación que ha causado la alarma entre los feligreses.
 
“Estamos viviendo uno de los momentos más importantes en el calendario litúrgico de la Iglesia, la Natividad del Señor, y el pasado martes, por primera vez en muchos años, no ha habido misa solemne en la Catedral”, afirmaron ayer los fieles.
 
En este sentido, el presidente del Cabildo Catedralicio, Ángel Martín Carballo, señaló que “sí que se celebró misa ordinaria, aunque no pudo ser Pontifical debido a la ausencia tanto del prelado como del administrador apostólico”.
 
Esta situación ha provocado que los feligreses aseguren que “se está dando un vaciado de sentido al ciclo litúrgico, con síntomas alarmantes de que algo está pasando”, llegando a afirmar que “mucha gente en Ciudad Rodrigo estamos asustados porque nunca se vio un caso igual, por una parte Raúl Berzosa, obispo titular de la Diócesis está de ‘retiro temporal’, y por otra parte, el administrador diocesano con ‘sede plena’ no presente, y el vicario general, fuera de viaje”.
 
Una vez que la alarma se ha establecido entre los feligreses, son muchos los que se preguntan si “es el Papa Francisco conocedor de la situación en la que se encuentra nuestra querida Diócesis” y además sobre “¿quién está detrás de este barco a la deriva?”.
 
Una problemática que vive la Diócesis Civitatense que, recuerdan los fieles “es una de las más antiguas de España”.
 
El pasado día 15 se cumplieron seis meses desde que el prelado mirobrigense, Raúl Berzosa, se ausentó de Ciudad Rodrigo gracias a la concesión por parte de la Santa Sede de un retiro temporal del que hasta el momento se desconocen tanto las causas que lo motivaron como el destino elegido por el obispo para este retiro. 
 
Mientras tanto la dirección de la Diócesis la asumió el arzobispo emérito de Burgos, Francisco Gil, aunque el cargo de obispo titular lo mantiene hasta la fecha Raúl Berzosa.
 
En cuanto a la posible vuelta del prelado a Miróbriga o cualquier otra solución no hay ninguna noticia ni oficial ni oficiosa, aunque fuentes de la Iglesia Civitatense afirman que a lo largo del próximo mes de enero “podría haber alguna comunicación al respecto”, sin profundizar en qué sentido sería, si la vuelta del obispo o de otro tipo.