24 mayo 2019
  • Hola

Cierra la mítica librería Cervantes tras casi 80 años de actividad

Es uno de los establecimientos más emblemáticos de la capital

09 ene 2019 / 12:56 H.

Como diría García Marquéz, era la crónica de una muerte anunciada. La librería Cervantes de Salamanca, la más emblemática de la ciudad y uno de los grandes referentes nacionales en el sector bibliográfico, cierra sus puertas. La jubilación de Jesús Sánchez Ruipérez, propietario del establecimiento, y la falta de un proyecto de continuidad por parte de sus familiares ha llevado al librero salmantino a tomar esta decisión y echar el cierre en los próximos meses.

Sánchez Ruipérez ya se ha reunido con los trabajadores „que actualmente rondan la treintena„ para cominicarles su decisión de jubilarse y cerrar la librería. Dicho encuentro tuvo lugar el pasado mes de diciembre, antes de la campaña navideña, según confirman fuentes de la propia librería. La decisión, aunque esperada, pues Jesús Sánchez Ruipérez tiene actualmente 87 años, ha caído como un jarro de agua fría entre los trabajadores de la librería, quienes confiaban en que su propietario encontrara una solución que diera continuidad al negocio. No ha sido así y todo hace presagiar que en tres o cuatro meses tenga lugar el temido cierre. De momento, Jesús Sánchez Ruipérez no ha fijado ninguna fecha concreta para llevar a cabo dicho cierre.

Y antes de que llegue dicha fecha y una vez que acabe la campaña navideña, los trabajadores mantendrán una reunión para analizar posibles soluciones. Entre ellas, no se descarta la posibilidad de conformar una cooperativa entre los propios empleados que continúe con la actividad de la librería. "De momento no se ha decidido nada; no ha habido tiempo de organizarnos; esperaremos a que acabe la campaña de navidad para reunirnos y analizar la solución. No descartamos, de entrada, ninguna posibilidad, incluso la de continuar con el negocio", señalan fuentes de la propia librería.

En alguna ocasión, Jesús Sánchez Ruipérez ya dejó caer la posibilidad de cerrar la librería o bien escuchar ofertas de algún grupo del sector, aunque más recientemente se mostró más partidario del cierre que del hecho de dejar la librería en otras manos. De cumplirse este pronóstico, Salamanca perderá un referente cultural que ha mantenido su actividad durante casi 80 años.