06 diciembre 2019
  • Hola

El chorizo, tocado y hundido

El embutido que no se vendió en Navidad ha generado un stock de tal magnitud que el mercado no es capaz de digerirlo ni reduciendo su precio

11 ene 2019 / 10:40 H.

El chorizo ha caído en descrédito en todas sus acepciones en España, desde la que se refiere al delincuente común a la que califica al político corrupto y ahora, también, a la del embutido ibérico. En este último caso no por acciones deshonrosas, sino por una serie de factores que han culminado en el hundimiento de los precios en un 40% y, aún así, la venta no acaba de despegar.

Si el año pasado las piezas ibéricas se vendían a cifras de entre 9 y 10 euros el kilo, en la actualidad las industrias de Guijuelo las ofertan a 6 euros sin lograr que aumente el consumo. "El embutido hoy en día no tiene precio, está muy barato, a como se pueda vender", reconoce el industrial José María Julián del Águila.

Una de las causas de esta crisis está en la falta de venta que arrastra el sector desde Navidad. "Las piezas se van saliendo, pero el almacenaje es importante porque no se vendió todo durante la campaña de Navidad y ahora al mercado le cuesta mucho digerir ese stock", añade el profesional. La falta de liquidez de la clase media tampoco ayuda al repunte del consumo, lo que por otro lado propicia que hoy en día el precio del magro ibérico extra haya entrado en barrena hasta precipitarse a precios históricamente bajos.

Tal es así que el pasado lunes los vocales de la mesa del despiece aprobaron un nuevo descenso de la categoría para colocarla en 1,88 euros el kilo, un precio que se encuentra un 60% por debajo de las cifras del año pasado. No en vano en abril de 2014 el magro extra cotizaba a 4,93 euros el kilo, 3,05 euros más que 12 meses después. Desde entonces la caída ha sido continuada para colocarse por debajo de los 1,9 euros el kilo a los que cotizó en febrero de 2012, hasta ahora la cifra más baja de al menos los últimos cinco años, según los datos de evolución de precios que ofrece la Lonja de Salamanca.

Pero en la chacinería no todo son malas noticias, ya que en este contexto pesimista la demanda de la paleta ibérica curada es muy fuerte, del mismo modo que la del jamón. "Es cierto que el jamón en sangre está ahora más barato, pero aunque parezca contradictorio las piezas curadas tienen muy buena salida, igual que el resto de las consideradas piezas nobles del cerdo ibérico", apunta José María Julián del Águila.

Tal y como indica el industrial de Guijuelo es cierto que el jamón en sangre ha perdido precio en la Lonja de Salamanca, en concreto esta semana se ha dejado 3 céntimos el kilo hasta colocarse en 5,91 en su cota mínima, retrotrayéndose a precios de julio de 2012. "El lomo también tiene más demanda", reconoce el industrial.