22 mayo 2019
  • Hola

Busco adjetivos

14 may 2018 / 04:45 H.

Con el paso del tiempo, muchas palabras van cambiando su significado agregándoles otros nuevos. Por lo general, de forma previsible, pero no por ello menos llamativa. Esto ocurre con algunos adjetivos que han añadido a su significado primigenio otro opuesto. Es el caso del adjetivo de moda: ´brutal´. En su uso original, que esa palabra conserva, ´brutal´ se vincula a lo que es propio de los animales, a lo inhumano, a lo salvaje, lo cruel. Lo curioso es que hoy día también podemos oír que tal grupo musical o la experiencia de la paternidad son ´brutales´. Se dice que, en este uso, la palabra ´brutal´ se ha ennoblecido: ha acogido un sentido meliorativo contrario al original.
El adjetivo ´necio´ del español procede de la voz latina ´nescius´ (derivada de ´nescire´, esto es, ´no saber´). De ahí su significado: ´Ignorante y que no sabe lo que podía o debía saber, falto de razón´. Sí: un necio es el que no sabe nada. Pues bien, lo extraño es que de esa misma expresión latina proceda el inglés ´nice´, con el sentido de ´agradable, amable, bonito´. Como en el caso de ´brutal´, un significado negativo evoluciona hacia su opuesto positivo.
El fenómeno se repite en otros muchos usos del lenguaje: Nadal es un ´monstruo´, Pepe tiene un coche ´formidable´, Fulano es ´guapo´ (´guapo´ significaba ´bribón, proxeneta´).

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más