22 marzo 2019
  • Hola

Buscando la excelencia en cirugía refractiva

El Instituto Salmantino de Oftalmología ofrece implantes de lentes intraoculares como opción premium para preservar la córnea intacta

15 ene 2019 / 17:12 H.

A cada año que pasa, aumenta la cantidad de cirujanos que utilizan el implante de ICL (lente intraocular faquica de cámara posterior) como opción premium no ya solo en miopías de alta graduación (por encima de 6 dioptrías), sino también en miopías de baja graduación.

Las razones fundamentales radican en la preservación de la córnea intacta con vistas a futuras intervenciones, como por ejemplo de catarata o presbicia, ya que en estos casos una córnea indemne facilita el resultado óptimo visual de los pacientes.

El implante de la ICL se realiza entre el cristalino y el iris con una sencilla intervención que no dura más de cinco minutos y se realiza bajo anestesia tópica y sedación.

La ICL está fabricada de colámero, un material biocompatible que permite una fácil implantación y una excelente calidad óptica, superando al láser excimer.

También es importante destacar el incremento de casos de síndrome de ojo seco. Está demostrado que los procesos de cirugía refractiva corneal como láser excimer (LÁSIK o PRK) producen un aumento de la sintomatología del ojo seco. Es importante resaltar que el implante de ICL no aumenta dicha sintomatología, por lo que la ICL sería la primera opción de cirugía refractiva en pacientes con ojo seco moderado o severo.

Igualmente, es la opción para aquellos pacientes cuyas córneas sean finas y que por lo tanto no son susceptibles de cirugía corneal.

Pero yendo mas allá, el Instituto Salmantino de Oftalmología se posiciona entre las clínicas que sin renunciar a la cirugía refractiva corneal, ofrece la ICL como opción premium para cualquier paciente que se plantee cirugía refractiva.

Las ventajas anteriormente citadas unidas a la excelente calidad óptica de la ICL (superior en tests del laboratorio al LASIK), y la opción de reversibilidad del proceso ante posibles errores hacen de esta técnica la opción preferente para aquellos pacientes que busquen la excelencia.

El doctor Ernesto Alonso Juárez y su equipo del Instituto Salmantino de Oftalmología ha sido recientemente galardonado por las primeras 500 ICL esféricas implantadas en Salamanca y ya son más de 800 ICLs implantadas desde 2002.