20 marzo 2019
  • Hola

Así amenaza el Brexit a 40 empresas salmantinas

Si el 30 de marzo no hay acuerdo, deberán pagar aranceles, además de incrementarse los trámites burocráticos

09 ene 2019 / 08:34 H.

La falta de acuerdo para la salida del Reino Unido de la UE tiene una fecha en rojo marcada: el 30 de marzo. Uno de los efectos de la falta de entendimiento entre ambas partes es que a partir de ese día exportar resulte más complicado para las empresas europeas, incluidas las salmantinas. Las compañías de la provincia que mantienen relaciones comerciales con el país británico son más de 40 al año, una cifra importante, a lo que se suma la facturación, que suele rondar los 30 millones de euros. Una marcha sin acuerdo del Reino Unido, o en condiciones poco favorables a la exportación complicaría desde el punto de vista administrativo y económico las ventas de las empresas salmantinas.

La relación comercial con Gran Bretaña de Salamanca se ha consolidado en los últimos años. El Instituto de Comercio Exterior contabiliza de enero a octubre del año pasado 44 compañías que han vendido sus productos en el país británico. Una cifra similar a la de ejercicios anteriores y con una facturación que volverá a superar los 30 millones de euros. Hasta octubre el volumen de lo vendido en Reino Unido alcanzaba los 29,7 millones, por lo que es de esperar que con los datos de noviembre y diciembre se acerque a los 35 millones de 2017.

Hay dos productos con especial salida en el mercado británico. Las vacunas para animales registran 11,2 millones, mientras que el bioetanol llega a los 10,7 millones. Más lejos se sitúan la carne y la miel, con 3,5 y 1,4 millones, seguidos por el material eléctrico, productos de pastelería o rodamientos para vehículos.

La Agencia Tributaria explica que un Brexit duro implicará que las empresas deban presentar una declaración aduanera, pasar controles, además del pago de derechos arancelarios y otros gravámenes para obtener certificaciones sanitarias, fitosanitarias o de calidad. Por las importaciones deberán pagar IVA, y en el caso de productos objeto de impuestos especiales, se les aplicará de acuerdo a la normativa de la UE.

El impacto de las medidas sería muy importante. Las empresas pueden considerar que un aumento de la tramitación burocrática no compensa el esfuerzo. Otras pueden temer la pérdida de competitividad que puede llevar aparejada el pago de aranceles, lo que les perjudicaría a la hora de posicionar el producto en el mercado británico.



Las escaleras más singulares de Salamanca

A juicio la mujer que quedó encerrada en una peluquería de Gran Vía a la que fue a robar

Llega una masa de aire polar a Salamanca con la que se desplomarán las temperaturas