24 marzo 2019
  • Hola

Aldea del Obispo revalida, a pulso, el título de pueblo 'más bruto' de toda Salamanca

Mario Sánchez y Óscar Urquiola se imponen en la cuarta edición del Brutathlon al lanzar más lejos una bombona de butano, correr más rápido con una paca de paja y darle más vueltas a una rueda de tractor

13 ago 2018 / 13:29 H.

    Es una competición que surgió como una actividad más de las fiestas de verano de la localidad fronteriza mirobrigense de Aldea del Obispo pero que en cuatro ediciones se ha convertido en imprescindible, el Brutathlon que se celebró en la tarde noche de este sábado.

    Una competición de "a bruto a mí no hay quien me gane" en la que los participantes tuvieron que demostrar su fuerza, aunque también sus dosis de pericia, en cada una de las tres pruebas ya clásicas, el lanzamiento de bombona de butano, el volteo de rueda de tractor y la carrera cargados con dos pesadas pacas de paja.

    En su cuarta edición el Brutathlon, dirigido por los jueves Javier Herrero, José Ángel López y Arancha González, incluyó sin embargo una novedad, la "carrera de borrachos sin alcohol", en la que los participantes debían dar cinco vueltas sobre sí mismos antes de completar un recorrido en el menor tiempo posible, un añadido que causó sensación y muchas risas entre el público.

    Al final, victoria para un campeón de otras ediciones, Mario Sánchez, en la categoría de menos de 80 kilos, y para un recién llegado a la competición, Óscar Urquiola, con premios en metálico y lotes de embutidos.