22 abril 2019
  • Hola

Alberto Mangas, el niño con microcefalia que no encuentra límites en un campo de fútbol

El pequeño ha regresado a la competición federada con el Pizarrales tras un año de paréntesis | "Donde otros pueden ver limitaciones él solo hace que darnos lecciones", dice su entrenador

12 feb 2019 / 17:53 H.

Alberto Mangas es un Campeón dentro del fútbol base. Y, más en concreto, en el campo de La Salud: ahí gana en cada entrenamiento disputado y tras cada partido con el alevín C. Sus tres goles en la temporada en la que ha vuelto a jugar son su mejor aval. Y más teniendo en cuenta que la temporada 2017/18 fue "la peor" —en palabras de su padre—: "El equipo que había formado Mikel en el Doñinos, y en el que jugaban niños con autismo y otros problemas se deshizo...". Su microcefalia le dejó fuera de juego... Una noticia le sobresaltó este verano: "Vas a jugar en los Pizarrales", le dijeron sus padres tras tocar las teclas adecuadas para que volviera a disfrutar jugando al fútbol. Y del peor año pasó al mejor. Así, en un visto y no visto. "Papá, el Pizarrales tiene la camiseta como la del Atleti", fue lo primero que le dijo. Alegría máxima. El desembarco en el nuevo vestuario no le supuso nada que no fuera la mayor de las alegrías. Así lo explica su entrenador Milbert Guzmán: "El coordinador me había contado que llegaba Alberto y lo que me encontré cuando llegué fue que se conocía a todos y cada uno de los niños de verlos jugar. Desde el minuto uno los hizo sus hermanos, de verdad", espeta.

La carrera de Alberto Mangas suma ya su tercer club. Antes del Doñinos estuvo el Béjar: "La verdad fue curioso cómo empezó, fue una casualidad", cuenta su padre, "estaba un día pegando patadas a un balón allí y Fermín, un entrenador del Béjar, nos dijo que lo apuntáramos, que él veía todas las jornadas sin dejar al balón parar, que no nos diera miedo... y hasta hoy".

"Y lo que nos regala todos los días son lecciones", apunta su entrenador. "Tú eres Alberto", un día le dijo un camarero de la plaza de Barcelona: "Te conozco de un gol de penalti con el que firmaste la celebración más bonita que he visto nunca", sus padres estaban atónitos. Y más: "Yo no he visto a un jugador a su edad con esa potencia física y esa velocidad... y, sobre todo, ver lo noble que es. Esos gestos no lo tienen los niños de su edad".



Alarma en los barrios salmantinos por el aumento de casas de apuestas y salones de juego

¿Te acuerdas del Plan E de Zapatero? Estas son algunas de las obras infrautilizadas que se hicieron en Salamanca

Un vecino denuncia haberse atravesado un talón con unas puntas en la zona del Marín