22 mayo 2019
  • Hola

8 horas de clase teórica y otras claves que serán obligatorias para sacarse el carné de conducir

Era una demanda histórica de las autoescuelas que han presentado alegaciones al borrador del texto para aumentarlo a un mínimo de 12 horas de temas de concienciación vial

28 nov 2018 / 04:45 H.

Sacar el carné de conducir sin ir a clase, haciendo test en casa. Es lo que hacen la mayoría de los alumnos de las autoescuelas en la actualidad, un sistema que la Dirección General de Tráfico (DGT) pretende erradicar. El borrador del Real Decreto por el que se modifica el Reglamento General de Conductores, contempla una formación obligatoria teórica presencial de ocho horas para todos los aspirantes a conductores. Es uno de los numerosos cambios que el Gobierno pretende aplicar a partir del 1 de julio de 2019.

En estas clases obligatorias, las autoescuelas impartirán temas relacionados con seguridad vial de colectivos vulnerables como ciclistas, motoristas y peatones; y advertirán de los factores de riesgo en los accidentes como la velocidad, alcohol, drogas, uso del teléfono móvil, del casco, cinturón y sillita infantil y normas de circulación. Además, se tratarán los siniestros de tráfico como un "problema de salud pública" y se incluirán testimonios de víctimas de accidentes. En definitiva, el contenido será muy similar al que se imparte en los cursos de recuperación de puntos actualmente.



Para el director general de Tráfico, Pere Navarro, sacarse el carné de conducir sin ninguna hora presencial es "un error que se viene arrastrando" desde hace mucho tiempo y era "una asignatura pendiente". En este sentido, los centros de conductores recuerdan que la enseñanza obligatoria presencial es una batalla histórica del sector. Así lo señala Luis Rodero, presidente de la Asociación de Autoescuelas de Salamanca, que subraya que para el sector las 8 horas presenciales obligatorias "se quedan cortas" y pide un "mínimo de 12 horas". Para ello, la Confederación Nacional de Autoescuelas ha presentado las alegaciones al borrador del texto, que se encuentra en consulta pública.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más