30 noviembre 2020
  • Hola

Gritos de ‘¡Viva Paloma Cuevas!’ en el regreso de Ponce a los ruedos

La nueva pareja del diestro, Ana Soria, no pudo ver en directo el triunfo del torero en la plaza de Osuna

Enrique Ponce ha vuelto al lugar donde es más feliz, a la plaza de toros a demostrar su profesionalidad en el mejor momento de su vida. Y es que aunque todas las miradas estaban puestas en Ana Soria, su nueva pareja que no acudió a verle, parece que el torero consiguió ser el centro de atención en todos los sentidos.

El diestro llegaba al hotel de Osuna donde descansaba horas antes de salir a torear sin querer hacer ninguna declaración a los medios que se encontraban en las inmediaciones.

Enrique Ponce sabe perfectamente que es el centro de la polémica por este noviazgo con la joven, pero aún así ha querido ser el protagonista de una corrida de toros por su profesión y no por este bombazo informativo.

Con puntualidad, Enrique Ponce ha salido de su hotel para la plaza de toros de Osuna. Lo hacía acompañado de su cuadrilla y de su gran amigo, Ramón García. Con este gesto, el presentador se ha posicionado claramente con su íntimo en esta complicada situación que está viviendo. La gente, que se agolpaba en la entrada, ha recibido al diestro con aplausos y ánimos, pero también ha habido varios gritos que decían ¡Viva Paloma Cuevas!

Y es que aunque todo el mundo esperaba que Ana Soria acudiera a la plaza de toros de Osuna para ver torear a su novio por primera vez, la joven ha preferido mantenerse al margen y evitar ser el foco mediático del regreso tan esperado de Enrique Ponce. Puede verse como un acto de generosidad por su parte o quizás, todavía no se sienta preparada para ejercer como ‘novia de’.

Con lo que sí que nos hemos quedado completamente sorprendidos es con el gesto que ha tenido el torero en la plaza y es que ha escrito con una manoletina en el albero una ‘A’. Se trata sin duda de un gesto que ha tenido que gustar muy y mucho a su novia, que aunque no estuviera en la plaza, le ha acompañado en toda su faena.

Después de triunfar en su vuelta a los ruedos -cortó dos orejas-, Enrique Ponce salía de la plaza de toros de Osuna con el rostro visiblemente feliz, pero sin querer hacer ninguna declaración a la prensa que se encontraba allí. Dirección para el hotel donde se hospedaba, el torero parece estar viviendo uno de sus mejores momentos.

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png