09 julio 2020
  • Hola

El salmantino que ha conquistado a la cantante Edurne

Con solo 21 años Rubén González está triunfando en Madrid como diseñador gráfico y ha llevado la dirección artística del disco 'Catarsis'

22 jun 2020 / 11:05 H.

Empezó a manejar Photoshop cuando era tan solo un niño, el día que su familia le regaló un ordenador por su primera comunión. Desde entonces no ha parado y ahora todas esas horas delante de la pantalla han dado sus frutos. "Soy muy inquieto", asegura. El salmantino Rubén González está triunfando en Madrid como diseñador gráfico y con tan solo 21 años puede presumir de haber llevado la dirección artística del último disco de la cantante Edurne, un trabajo que ha conquistado a la madrileña y que ella misma se ha encargado de alabar en sus redes sociales.

Ruben Hoyu, como se le conoce artísticamente, nació en Salamanca capital y se crió en el barrio de Pizarrales, donde estudió en el colegio Salesiano. Más tarde, decidió comenzar su andadura profesional con un ciclo formativo de grado medio de preimpresión digital en el colegio Maestro Ávila y realizar sus prácticas en LA GACETA. Sin embargo, Salamanca se le quedaba pequeño a la hora de crecer en el mundo del diseño y, pese a que fueron muchos los que le dijeron que era un mundo muy difícil, decidió hacer la maleta para buscarse la vida en Madrid. "A mí desde pequeño me gustaba la música pero veía muy complicado poderme dedicar a ello", afirma. Lo que nunca imaginó es que sería él el que en un futuro diseñara algunas de las carátulas de sus artistas favoritos. Empleó dos semanas en echar currículum por todo Madrid y su primer contrato en una agencia de representación de artistas le abrió las puertas a un mundo que parecía hermético.

"En la agencia nos dedicamos a llevar la representación de los perfiles, la publicidad en televisión... y entre los muchos nombres con los que trabajamos están Mar Flores o la bailarina Vicky Gómez. También tenemos acuerdo con la agencia de Edurne, con Blas Cantó, Carlos Baute o Lola Indigo". Sin embargo, y a pesar de tratarse de un trabajo que le apasiona, son los encargos musicales con los que de verdad disfruta. "Para hacer discos y portadas me contratan como autónomo. Estoy encantado porque cuando llegué me parecía todo imposible", añade.

Sin duda de todos ellos el que más popularidad le ha dado es 'Catarsis', el último álbum de Edurne. "Hace un año me llamaron para hacer la portada de su single 'Demasiado tarde' y fue muy bien. Luego me dijeron que iban a sacar el disco y me metí de lleno en el proyecto". Así, desde el pasado mes de octubre, Rubén lleva trabajando en la dirección artística del álbum que recientemente ha visto la luz y que ha recibido muy buenas críticas en el sector.

"Lo primero que hice fue escuchar todas las canciones y repasar todas sus portadas. La mayoría eran de fotos de estudio y este disco es más tropical. Como queríamos hacer algo completamente distinto a lo anterior consideré que lo que más le pegaba era algo manual y eso hice", cuenta el joven.

Cuando ya tenía todo montado en su cabeza, decidió imprimir un sinfín de fotos y realizar a mano un original collage que luego él mismo se encargó de escanear. "El disco entero lo he hecho casi de madrugada y tiene mucho trabajo. En vez del libreto lo que hicimos fue crear postales para cada tema del álbum. Cada uno es diferente".

En definitiva, un delicado trabajo con el que Rubén se ha ganado el corazón de la madrileña. "Yo a ella no la conocía porque yo con quien trabajaba mano a mano era con su representante, pero un día coincidimos y a día de hoy se puede decir que somos amigos". Y es que no solo la música une a ambos. "A los dos nos encantan los Funkos (unos populares muñecos). Me regaló ella uno y luego el otro día quedamos y yo le regalé otro. La verdad es que ella es maravillosa porque es muy difícil ver a una cantante dar tanta importancia al trabajo del diseñador. Es una persona estupenda", argumenta el salmantino.