SEGUNDA B

Punto para el Unionistas en Pasarón (0-0)

La versión más defensiva del conjunto de Aguirre obtiene premio ante el Pontevedra | Molina paró un penalti

13.01.2019 | 19:13
Punto para el Unionistas en Pasarón (0-0)

El Unionistas acabó con los fantasmas del Rápido de Bouzas tras sumar un valioso punto en Pasarón. Y eso que arrancó el primer tiempo aún en el Baltasar Pujales: KO. La defensa de Roberto Aguirre –que ayer optó por repetir la base del once que cayó ante el Bouzas– se descompuso en la primera internada de Arruabarrena. El delantero del Pontevedra sin saber ni cómo ni por qué se encontró una autopista camino de la portería de Carlos Molina. El meta salió a la desesperada y frenó el gol: por dos. Primero con una falta al borde de la frontal, que le costó la amarilla. Y segundo, tras detener el disparo raso que se coló entre la barrera que había plantado. Al conjunto de Roberto Aguirre le costó un mundo y más salir de la cueva. Balón aéreo a balón aéreo.

La máxima cholista aplicada solo en un concepto del juego por el Unionitas. Y ni así logró durante el primer cuarto de hora pisar campo contrario. El Pontevedra robaba, se rehacía y ya trenzaba camino de otra ocasión. Pasarón aplaudía: que era todo lo contrario de lo que quería Roberto Aguirre; desgañitado en la banda. Insistente Gongógora para cerrar vías de agua. El Pontevedra sumaba así una decena de minutos y la tenía: en el minuto 27 llegó la segunda ocasión clara; un rechace de Admonio en el área pequeña pudo acabar, sin querer, en la meta de Molina, su despeje chocó con las piernas de Ayoze y faltó nada para que acabara en la puerta charra. Pero no. Superados otros diez minutos: el Unionistas se fajó para sacar la doble ocasión, que fue la madre de todas las opciones del Pontevedra en la primera mitad; el centro laretal de Nacho Lorenzo lo remató Arruabarrena, el rebote no se coló en la puerta charra y abrió otro partido.

El Unionistas, asediado, encontró el camino entonces para salir de la cueva en la que no encontraba la luz. Lo hizo a la contra. Para empezar, en la primera llegada al área el conjunto charro pidió mano de David Castro. No la vio Carbajales Gómez. Herido en el orgullo el conjunto charro De la Nava comenzó a marear camino de la puerta de Edu Sousa; sentó a Vázquez como último indicador del cambio del sentido del juego: el último suspiro del choque fue del Unionistas. Un centro de Unai desde el costado izquierdo no lo pudo rematar de la Nava. El siguiente centro al área vino de córner: y Albisua cayó derribado. Tampoco atendió la petición, ahora clamorosas, de los jugadores del Unionistas. No tuvo más capítulos la primera mitad.

La segunda parte fue un suplicio para el Unionistas. Ni un solo tiro entre los tres palos de Edu Sousa. El asedio por parte del Pontevedra fue total. De cabo a rabo. Desde el primer minuto hasta el último suspiro. El Unionistas sostenido por un gran Molina. Sobre todas las paradas, destacar el penalti -falta cometida por Ribelles fuera del área, pero el colegiado interpretó que sucedió en la zona de castigo- que le sacó a Arrubarrena en el minuto 58 de partido. El vuelo a su palo izquierdo para darle un punto al Unionistas.

El procés hace que por primera vez emigren más catalanes a Salamanca que al contrario"

Continúa la búsqueda del niño que se cayó a un pozo de 150 metros de profundidad y 25 centímetros de diámetro

El Hospital de Salamanca espera que Sanidad aumente el número de trabajadores cuando se abra el nuevo centro

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente
Pueblos de Salamanca



 
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies | Política de privacidad