11 agosto 2020
  • Hola

Cada dos horas y media se suicida una persona en España

Las personas fallecidas por quitarse la vida, diez al día, duplican a las víctimas mortales en accidentes de tráfico

10 sep 2019 / 19:11 H.

Cada dos horas y media se suicida una persona en España, diez al día: los muertos por suicidio duplican a los de accidentes de tráfico, superan en once veces a los homicidios y en ochenta a los de violencia de género.

Son algunas de las cifras que, con motivo del Día Mundial para la Prevención del Suicidio, que se conmemora el 10 de septiembre, tratan de visibilizar los expertos que, un año más, exigen que el Ministerio de Sanidad, que dirige María Luisa Carcedo, impulse el Plan Nacional de Prevención del Suicidio al que se comprometió cuando llegó al cargo, al igual que su antecesora, Carmen Montón.

Los expertos del Teléfono de la Esperanza recuerdan que la literatura científica especializada relaciona la vulnerabilidad de las personas con determinadas enfermedades mentales, pero que los datos estadísticos de adolescentes y jóvenes muestran que, en la mayoría de los casos, el deseo de morir surge como respuesta a una crisis vital, sin que haya un trastorno identificado de base.

Y que en el conjunto de la población, muchas personas pierden las ganas y el sentido de la vida cuando deben enfrentarse a una situación de dolor emocional intenso, vivido como intolerable y aparentemente interminable.

Para constatar la necesidad y la urgencia de activar un Plan de Prevención del Suicidio, los expertos recuerdan algunas de las cifras que avalan estas consideraciones.

Hablar del suicidio no lo fomenta, ayuda a prevenir

Hablar del suicidio no solo no lo fomenta sino que puede ayudar a prevenirlo, pues permite a la persona que sufre liberar su angustia y le hace expresar aquello que le preocupa, y esto ayuda la mayoría de las veces a vencer el deseo suicida.

Así lo asegura el psicólogo clínico y emergencista Mariano Navarro Serer en una entrevista con la agencia EFE. Él asegura que este tipo de muertes se pueden prevenir, pero que para ello es necesario que este asunto deje de ser un tabú en la sociedad, que se hable de él y aumenten los recursos profesionales en la sanidad pública; de lo contrario, lamenta, “poco se puede hacer”.

La Comunidad registra una media de 200 casos al año

El Colegio Oficial de Psicología de Castilla y León (COPCyL) ha reclamado más profesionales en Atención Primaria para detectar de “forma temprana” posibles casos de suicidio a través de un “seguimiento de los usuarios”, una petición con motivo del Día Mundial para la Prevención del Suicidio que se celebra este martes, 10 de septiembre.

Según ha señalado, en un comunicado recogido por Europa Press, el decano del COPCyL, Jaime Gutiérrez, el suicidio “no es algo estigmático, sino la consecuencia de distintas enfermedades” que deben ser detectadas en Atención Primaria.

En este sentido, el Colegio de Psicólogos ha destacado que Castilla y León registra una media de 200 casos al año y se sitúa como la primera causa de muerte violenta entre menores de 40 años, “muy por encima de los accidentes de tráfico o laborales”.

Según el último estudio del Instituto Nacional de Estadística (INE), correspondiente a 2017, en Castilla y León se produjeron 218 suicidios, 71 por ciento de hombres y 29 por ciento de mujeres, mientras en España la cifra llega hasta los 3.700 y los expertos estiman que los intentos fallidos alcanzan los 8.000 casos.

Cada dos horas y media se suicida una persona en España

Ante estas cifras, el COPCyL ha asegurado que la Psicología tiene los recursos “necesarios” para prevenir el suicidio, por lo que ha demandado una “mayor” presencia de psicólogos en Atención Primaria para poder realizar un seguimiento de los casos potenciales y de los intentos fallidos que no han pasado por Urgencias.

“Un tanto por ciento muy elevado de las personas que se suicidan estaba en tratamiento, pero no pueden recibir una atención adecuada porque para eso necesitaríamos muchos más psicólogos en la Sanidad Pública”, ha apuntado por su parte el vicedecano del COPCyL, Vicente Martín.

En este aspecto, la organización también ha precisado que los cambios en el comportamiento o en el aspecto físico, así como problemas en el trabajo, incapacidad para gestionar las emociones o la verbalización de angustia ante la vida son los “principales signos de alerta” en personas que pueden tener “inclinaciones suicidas”.

Por otro lado, el colectivo ha pedido realizar un “seguimiento protocolarizado de los casos de suicidio frustrados” y ha abogado porque se desarrollen un citas con un especialista “cada 15 días”. “De hecho, deberían seguirse con mucha atención los trastornos de angustia o de ansiedad ya que, aunque no están directamente relacionados con el suicidio, pueden llevar a él”, ha explicado al respecto Martín.

PALABRAS CLAVE