15 diciembre 2019
  • Hola

Hostería Casa Vallejo, el templo del ibérico

Sus comensales disfrutan de una exquisita selección de embutidos de “Ibéricos Torreón”

28 oct 2019 / 12:39 H.

Hostería Casa Vallejo es una empresa familiar fundada en el año 1941 por los abuelos de los actuales propietarios. Ser encuentra situada en un edificio del siglo XIX, en el centro de la ciudad junto a la Plaza Mayor y a escasos metros del Mercado Central de Abastos, de donde se provee de gran variedad de los productos frescos de la tierra para todas sus tapas y platos de cocina tradicional, con elaboraciones muy cuidadas y adaptadas a la nueva cocina, sin renunciar a las recetas caseras de toda la vida.

El edificio cuenta con un Hostal con amplias habitaciones y todas las comodidades necesarias para disfrutar de un alojamiento agradable donde además, se admiten mascotas.

En su comedor con capacidad para 40-45 comensales, resalta el ambiente acogedor y cálido, con un trato familiar donde se puede disfrutar de platos innovadores, pero con recetas de la abuela como base principal y materia prima de gran calidad.

La carta del restaurante posee una selección de platos para todos los gustos, pero primordialmente de cocina tradicional de mercado, con pinceladas frescas y actuales. Destacan las alcachofas con jamón ibérico y el solomillo de cerdo ibérico con queso Idiazábal y frutos secos, una fusión de ingredientes que aportan un toque explosivo que potencia de manera sorprendente el sabor del porcino.

En su carta de vinos, la calidad y el precio se conjugan. Dispone de una amplia selección de vinos para todos los paladares, y para postre, sus platos más dulces son elaboraciones totalmente artesanales y hechos con mucho mimo.

Hostería Casa Vallejo, el templo del ibérico

Y mención especial tiene la exquisita selección de embutidos ibéricos que ofrecen en Hostería Casa Vallejo, como el jamón de “Ibéricos Torreón”, primer finalista del Jamón de Bellota Ibérico en 2018.

Ibéricos Torreón es una empresa que cuenta con una larga experiencia en la elaboración de productos ibéricos, y que se remonta a la década de los sesenta. En 1981, Generoso García decidió trasladar la empresa de jamones y embutidos con origen en Guijuelo a Villares de la Reina (Salamanca), dando un paso adelante para el desarrollo de un proyecto que ha ido creciendo hasta convertirse en una de las marcas más reconocibles del sector. Uno de sus pilares fundamentales es el respeto a las tradiciones y a la elaboración cuidada, donde el conocimiento y la cultura del cerdo ibérico se sigue mejorando y evolucionando con el paso de los años.

La empresa dispone de una amplia ganadería de cerdos ibéricos. Localizados y criados en amplias fincas del sur de España (Córdoba, Sevilla, Badajoz) y Salamanca.