04 agosto 2020
  • Hola

“Marea pasará... y luego vendrán las penas. Cada concierto puede ser el último”

La última banda de rock con todos sus miembros originarios presume de longevidad en Salamanca tras 22 años en los escenarios

14 sep 2019 / 12:23 H.

Desgastadas las costuras en mitad de una gira apasionante, Marea llega a Salamanca el próximo sábado, 14 de septiembre, para presentar su último disco ‘El Azogue’. Los salmantinos han tenido la oportunidad de disfrutarlos en todas las giras y ver lo duras que se hacen las esperas. La demora ha sido de ocho años cuando metieron a más de 5.500 personas en un Multiusos que aún no tenía las restricciones de aforo impuestas tras el ‘Madrid Arena’.

-¿Qué ha supuesto el regreso a los escenarios y volver a sacar un disco?

-Más que el regreso a los escenarios es el volver a tocar juntos y reinventarnos. Marea para que vuelva al escenario tiene que ser porque tiene cosas nuevas que decir. Después de cada disco y su correspondiente gira acabas cansado de tocar siempre lo mismo y necesitas un parón.

-¿Esperabáis tener esta acogida tan grande en la gira?

-La verdad es que no. No sabíamos si después de tanto tiempo parado si la gente se habrá olvidado de ti. Si ha bajado o no el público. La gira está saliendo redonda. Igual de bien que nos lo estamos pasando nosotros y lo contentos que estamos con el disco. Para nosotros es “el disco”. Lo que ha redondeado la historia es ver generaciones nuevas. Estamos en nuestros mejores momentos. Es un buen premio para la trayectoria que llevamos.

-¿Cuál es la receta para sobrevivir todos y cada uno de los integrantes desde los inicios?

-Todos tenemos claro que esto es una aventura de cinco colegas que empezamos con 20 años para disfrutar y pasarlo bien. Cada uno tiene su posición y lo primero es la familia y estar bien nosotros. Aunque es una historia que no está hablada, en el momento que falte uno esto va a la mierda. Por eso hacemos estos parones: para mantener la pureza a la hora de tocar porque sino no merece la pena. Que la palabra trabajo no esté presente y sí afición y disfrute.

-¿Cuál fue el motivo de volver a juntaros?

-Las ganas. Los cinco teníamos ganas y aunque a Kutxi le da más vértigo embarcarse en una gira por tener todo el año programado y da un poco vértigo. Luego cada uno estuvimos en nuestro proyecto, aparte de nuestra crianza. Yo he tenido dos nenas. Llegó un momento en una celebración familiar con la base de las ganas.

-¿Qué se van a encontrar los salmantinos?

-Marea. Quien nos conoce sabe lo que hay. Nosotros no venimos a hacer el tonto y venimos a dejarnos el pellejo y a hacer un concierto con mucha energía. Respecto a repertorio, repasamos todo el disco nuevo salvo ‘La copla del precipicio’.

-¿Qué ingrediente hace a vuestros seguidores repetir concierto en la misma gira?

-Aparte de que se llevan buenas sensaciones que sabes que cuando se termine esto va a haber otros tantos años o...incluso yo que sé. Somos cinco personas y ya tenemos nuestra edad y alguno prefiere centrarse en la familia o en otros proyectos. Nosotros lo tenemos tan presente es que cada concierto lo vivimos como el último. Pienso que es eso que saben que se van a parar y lo mismo nos ven en ‘taca-taca’ la siguiente.

-¿Qué habéis cambiado en estos 20 años?

-Estamos tocando mucho mejor. Estas letras son las letras y el disco es el disco. Y no es por vender el disco que ya está vendido. Hemos llegado a un momento que hacemos lo que queremos. Hasta ahora hacíamos lo que podíamos, no lo que queríamos o nos acercábamos a lo que queríamos. Este disco está grabado en directo en un estudio que es lo que nos faltaba. Nos faltaba la energía de tocar juntos. Eso se siente.

-¿Es presuntuoso decir que es el mejor disco de rock del mundo?

- Tienes que pensarlo que es así. Como cuando Cristiano Ronaldo o Lorenzo dicen que son los mejores y les dicen que son unos chulos. Es que tienes que ser así. Para nosotros es el mejor disco del mundo de todos los años y de todos los tiempos. Lo hemos sentido así. Sin medias tintas.

-¿Se podrán ver invitados especiales como Chinato dada la cercanía?

-Pues puede ser. No te puedo decir de fijo pero es una posibilidad. Ya ha estado presente en algunos conciertos de la gira.

-¿Cómo se gestó la participación de Poli Díaz en el videoclip de “En las encías”?

-Estábamos hablando de un regreso y un resurgir y se estaba buscando algo y a Kutxi se le encendió la bombilla. Se acordó de él y se le localizó la verdad es que fue un descubrimiento y un gusto. Es la caña y lo que se representa en el videoclip es lo que él ha pasado en la vida. Ahora está hecho un toro. Da gusto lidiar como un campeón del boxeo así.

-¿A qué tiene “jindama” (miedo en lengua calé que da título a una canción del disco) Marea?

-La verdad es que hemos hecho todo lo que hemos previsto y ha salido bien. Lo mismo la “jindama” te viene más ahora que eres padre. Antes te dabas de cabeza contra las paredes y ahora te rondan más miedos en el entorno familiar viendo cómo está la vida y la calle llena de zumbados. Por lo demás lo tenemos todo hecho.

-Repites que cada concierto puede ser el último, ¿es una sensación o hay una decisión tomada?

-No. Para nada. Cada uno continuará con su proyecto. Estaremos relamiéndonos del gustito de todo lo que hemos hecho y por lo menos una temporada a gusto estaremos. Cuando se te queda el gusto de un disco así, luego es complicado después. Tenemos historias cada uno. De momento, nuestro futuro es el siguiente fin de semana y tocar los conciertos. El futuro no es más largo que el siguiente concierto.

-¿Qué mensaje mandarías a los salmantinos que os esperan a ver el concierto del próximo sábado?

-Que vayan calentando motores. Que metan mucho ruido y se encarguen de lo de abajo que nosotros de lo de arriba lo tenemos ya preparado. Que le vamos a dar fuego. Esto se va a pasar... y luego vendrán las penas. Vamos a tope y tenemos muchas ganas de compartir nuestra historia con ellos.

PALABRAS CLAVE