02 agosto 2020
  • Hola

“La economía es más fuerte que la política. Animo a los demás empresarios a invertir”

El presidente de la empresa Cuperal reconoce que “la mujer aporta al mundo rural mucho más que el hombre”

22 ene 2020 / 19:21 H.

–¿Cómo ve el futuro del mundo rural usted que ha hecho una gran inversión en una de esas comarcas poco pobladas que ahora se llaman vacías o vaciadas? ¿Y cómo ve la apolítica de incorporaciones de jóvenes que impulsa la administración?

–Llevo toda la vida en este sector. En diez años más de la mitad de los profesionales del campo se jubilarán. La administración tiene como objetivo incorporar jóvenes al campo y yo creo que no es un tema de número sino de calidad. Deben incorporarse los mejores. Los más preparados. Lo importante no es que tengan una determinada edad, es que sepan donde se meten. Intentar convencer a jóvenes para que se incorporen a un sector cuya gestión es complicada, en algunos casos es meterles en un pozo del que no van a saber salir. No nos vale el dato para la estadística. Creo que esto requiere un análisis más profundo.

–Entonces ¿resolverá el futuro del mundo rural la incorporación de jóvenes?

– Un joven que se incorpora a este sector es un empresario. La vida empresarial del campo está llena de riesgos. Parece que se prima más la edad que el conocimiento de donde se meten. Resolverá si se incorporan los más preparados y con conocimiento exacto de donde se meten. La administración se empeña en decir que quiere incorporar jóvenes, en lugar de empresarios. Los llama jóvenes pero son empresarios. Parece que se le oculta esa condición. Me preocupa cuando vengan los problemas, que siempre vienen.

– O sea que ¿no es fácil incorporarse a la empresa agraria?

–Yo no lo veo fácil si no te pasa la explotación el padre o un familiar. Con lo cual estamos subvencionando que se jubilen el padre y se ponga el hijo, que no sabemos si quiere hacerlo o se ve casi obligado a ello. Es decir, el dinero para la incorporación es realmente para el cambio generacional de lo que ya hay. Las inversiones que se necesitan en la ganadería o en la agricultura son arriesgadas y de enorme cantidad económica. Por ejemplo los costes de poner una hectárea en regadío son muy altos. Veo complicado que surjan explotaciones nuevas.

–¿Y la incorporación de la mujer y su cotitularidad en las explotaciones?

–Lo importante es tener las ideas claras y no dar bandazos. No hace tanto tiempo la administración tenía bajo sospecha a todas las mujeres que estaban en el campo. Siempre amenazaban con ir al pueblo a ver si estaba realmente allí, o se cogía el tractor o vivía fuera. Que una mujer entrara en el sector se miraba con lupa. Ahora en cambio quieren que sean cotitulares y que se incorporen. La mujer aporta al mundo rural mucho más que el hombre. Y nunca es tarde pero hemos perdido mucho tiempo.

Por otro lado ni el mundo rural ni el desarrollo rural se agota en la incorporación de gente a la empresa agraria. Está la industria transformadora o el turismo de nuestros pueblos, del que España es una potencia.

–¿Se le ocurren acciones concretas para dinamizar la economía rural?

–Mire yo soy empresario y me dedico a invertir. La economía es más fuerte que la política pero me gustaría que la Administración ponga facilidades y asuma su responsabilidad también. Yo podía invertir en Salamanca y he ido a Vitigudino, una decisión personal precisamente para asumir mi compromiso con esa zona. En cambio sabe usted que casi todos los profesionales funcionarios, es decir los que trabajan para la administración, médicos, profesores, veterinarios, secretarios de Ayuntamientos, personal de juzgados van y vienen desde Salamanca. Por qué la Administración no le hace atractivo a su propio personal vivir en la comarca. Qué imagen traslada a los niños que estudian en la comarca si su propio profesor vive en Salamanca. Luego le venimos a decir a esos niños que se queden y además como empresarios. Les damos poco ejemplo y les pedimos mucho. Probablemente muchos dirán que quieren se profesores y vivir en una ciudad. Pero la acción más eficaz es que los políticos escuchen un poco más. Y que antes de coger un micrófono para decirnos como se resuelve algo visiten un invierno cualquier pueblo de la comarca de Vitigudino por ejemplo.

–¿Cómo va la fábrica de Vitigudino?

–Estamos en pruebas. La planta está rematándose. Probamos máquinas por separado. A veces de manera conjunta. Hacemos todo tipo de pruebas. Hemos implantado un proceso complejo pero muy eficaz. Las instalaciones cuentan con un sofisticado sistema de Gestión y Control, conectado entre sí, que supervisa de manera sencilla cada parte del proceso, registrando todos los movimientos garantizando la trazabilidad del producto. El sistema permitirá conocer en todo momento el origen de cada ingrediente que forma parte de cada producto. En este momento está todo en manos de los técnicos para ajustar todo y que pueda funcionar sin problemas y cuanto antes.

–Ahora que ya está en los momentos finales ¿ha merecido la pena el esfuerzo en una comarca como la de Vitigudino?

–Han sido años intensos que nos han exigido un esfuerzo y un compromiso personal a todos los que componemos la familia Cuperal. Pero hoy Vitigudino tiene un Polígono Agroalimentario desarrollado urbanísticamente y una planta de de pienso de última generación. Y eso es motivo de satisfacción para mí y creo que debe serlo para Vitigudino y su comarca. No sólo ha merecido la pena sino que espero seguir invirtiendo en Vitigudino. Y animo a los demás empresarios a invertir.

imagen articulo
$!“La economía es más fuerte que la política. Animo a los demás empresarios a invertir”