23 mayo 2019
  • Hola

Peñaranda, cuna de gastronomía y cultura

A media hora de la capital salmantina, la localidad ofrece visitas guiadas para recorrer el conjunto histórico, la Casa del Arte, la plaza de toros y el teatro Calderón

05 abr 2019 / 12:15 H.

Peñaranda de Bracamonte, a tan sólo media hora de la capital salmantina por la autovía A-50, sorprende al visitante por ser una de las grandes desconocidas de la provincia a pesar de que tiene mucho por ofrecer. El Ayuntamiento cuenta con un programa de visitas guiadas y gratuitas que pueden concertarse a través de la Oficina de Turismo y en el presente curso la Diputación ha sumado a todo ello las visitas para escolares.

El Conjunto Histórico de sus tres plazas porticadas, a punto de estrenar la última fase de su rehabilitación, destaca por su singularidad y por una nueva concepción en la que el viandante gana protagonismo frente al tráfico rodado. Las plazas son, además, escenario cada jueves del tradicional y centenario mercado que atrae a cientos de vecinos de la zona.

Peñaranda es, sin lugar a dudas, todo un referente cultural con lugares de obligada parada como la iglesia de las Madres Carmelitas, Bien de Interés Cultural con categoría de Monumento, y que conserva una de las mejores colecciones de pintura y bronces napolitanos de toda la región. En la calle del Carmen, a escasos metros de las plazas, abre también sus puertas la Casa del Arte, una de las grandes apuestas municipales para acoger la colección pictórica donada a la ciudad peñarandina por la artista María Carrera. Las maquetas de la “Peñaranda en miniatura” de Germán Alfayate y los lienzos del futuro conjunto iconográfico que el artista Alejandro Mesonero está creando para la iglesia parroquial de San Miguel Arcángel también se encuentran en este moderno espacio museístico.

El centenario edificio del centro social y el teatro Calderón se incluye, también, en la ruta guiada y despierta la admiración del visitante por las pinturas alegóricas que decoran el techo del recibidor y por el propio teatro en sí, testigo de representaciones escénicas y musicales, charlas y proyecciones de cine.

Los turistas que llegan a Peñaranda tienen, además, la oportunidad de ver la centenaria plaza de toros de La Florida y los azulejos del patio de caballos que recuerdan todos los festejos celebrados en ella desde su inauguración.

La Semana Santa y las ferias y fiestas del mes de agosto merecen, también, por sí mismas una visita a la localidad sin olvidar, por supuesto, su afamada gastronomía con el tostón asado al horno de encina como plato principal y con una variada repostería artesanal en continua evolución. El turismo de “tapeo” encontrará, además, en Peñaranda una gran oferta de establecimientos hosteleros.