14 diciembre 2019
  • Hola

Arte y tradición para la boda más exclusiva en el hotel Hospes Palacio de San Esteban

El establecimiento combina una gastronomía excepcional, una puesta en escena soberbia y un entorno difícilmente igualable

25 oct 2019 / 19:28 H.

Que Salamanca es una ciudad impresionante no lo pone en duda nadie que aprecie el arte y la belleza del plateresco. Por eso, porque está plagada de monumentos, de palacios e iglesias, de rincones y plazuelas por los que han deambulado durante siglos sabios, académicos y pícaros, es difícil establecer un ranking de los puntos con las mejores vistas de la ciudad.

Pues bien, en este monumental entorno, el Hotel Hospes Palacio de San Esteban tiene el honor de alzarse con el que es, posiblemente, uno de los mejores escenarios para disfrutar con pausa de los inimitables atardeceres de la ciudad universitaria y, por extensión, para la celebración de un evento tan pendiente de la estética como es una boda.

A la vera de la imponente fachada del convento dominico de San Esteban, el Hotel combina historia, tradición y vanguardia. Tras sus gruesos muros de piedra, algunos originales del siglo XVI, se esconde un cinco estrellas cuyo principal argumento, además de su ubicación, es sorprender al huésped cuidando hasta el más mínimo detalle.

En contraste con el ambiente casi monacal que se respira en las suites (con sus magníficas vistas de las Catedrales), el antiguo refectorio reconvertido hoy en restaurante y salón de bodas es una sobrecogedora sala abovedada de gruesos arcos fajones que el equipo de wedding planners transforma en el epicentro de una boda llena de magia y barroquismo: candelabros, velas, guirnaldas de luces, mantelerías finas y originales cristalerías y vajillas son la puesta en escena para una boda que ni novios ni invitados podrán olvidar.

La propuesta gastronómica, soberbiamente interpretada por un equipo de cocina dirigido por Agustín Rodríguez, es un guiño al buen gusto. La capacidad de sorprender es casi infinita y depende casi más de la voluntad -y el presupuesto- de los novios que de las opciones que ofrecen los planners: estaciones de quesos, de vermú, de ibéricos, de cócteles; tacos bar, puestos de comida mediterránea o asiática, croquetería, cervezas artesanas...

Y para cada momento, su espacio: el cóctel se sirve en el Patio de los Olivos o en la Biblioteca y el banquete en el salón abovedado, con capacidad para 138 comensales. Pero si los novios quieren dejar a todos sus invitados con la boca -aún más- abierta, la mejor opción y la más exclusiva es contratar la Huerta de los Dominicos, un espacio al aire libre junto a la piscina, con un césped impoluto y la Salamanca más monumental como telón de fondo.

Aquí todo es de revista: la boda mágica con la que sueña cualquier novia. La monumental silueta 360 grados que rodea, literalmente, la Huerta, podría hacer innecesario cualquier otro elemento decorativo. Pero los wedding planners vuelven a superarse y convierten la Huerta de los Dominicos, con capacidad para 350 invitados, en una versión más informal y desenfadada del espacio de bodas más exclusivo de Salamanca. Esto sí que es amor a primera vista, que no deja indiferente a nadie, porque es difícil imaginar un sitio más increíble para celebrar el momento más increíble en la vida de una pareja.

LA FICHA

Hospes Palacio de San Esteban

Arroyo de Santo Domingo, 3, 37001 Salamanca

923 26 22 96

www.hospes.com/palacio-san-esteban

palaciosanesteban@hospes.com

Facebook

Twitter

Instagram