28 septiembre 2020
  • Hola

Copasa, una ventana al futuro

La cooperativa ha obtenido el reconocimiento de entidad asociativa agroalimentaria prioritaria de Castilla y León y se consolida en la vanguardia del sector de la alimentación animal

11 sep 2020 / 13:17 H.

Con casi siete décadas de experiencia a sus espaldas —el próximo año cumple su 70 aniversario—, Copasa se ha convertido en una de las principales cooperativas agrarias de Castilla y León y en referente indiscutible en el sector de la alimentación animal en España y Portugal. En la actualidad, la cooperativa cuenta con más de 2.500 socios agricultores y ganaderos en las provincias de Salamanca, Ávila, Zamora y Cáceres, y su principal actividad es la fabricación de piensos de calidad para porcino ibérico, vacuno de carne y ovino (en 2019 se fabricaron y distribuyeron 97.000 toneladas de piensos), pero no la única, pues también fabrica piensos para el sector avícola, conejos y caballos.

Con el tiempo, Copasa ha logrado diversificar sus acciones y, además de la fabicación de piensos, también ejerce una labor importante en la comercialización de las producciones de vacuno de carne de sus socios, con la certificación de la Marca de Garantía “Ternera Charra” y el distintivo de calidad “Tierra de Sabor”, así como en el asesoramiento veterinario a pie de granja, el servicio de zoosanitarios, fertilizantes, combustibles a domicilio y correduría de seguros, tanto del ramo agrario como del general.

“En Copasa siempre hemos buscado mejorar la calidad de vida de nuestros socios, manteniendo los principios fundamentales de transparencia y honradez, como en los inicios”, señala Luis Martín, presidente de la cooperativa.

En los últimos años, el crecimiento y la solvencia de la cooperativa es notable, alcanzando en 2019 una facturación de más de 26 millones de euros. El pasado año, Copasa fue reconocida por la Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural como Entidad Asociativa Agroalimentaria Prioritaria en Castilla y León, lo que permite a sus socios, entre otras ventajas, beneficiarse en el acceso a determinadas ayudas agrarias.

“En Copasa siempre hemos buscado mejorar la calidad de vida de nuestros socios, manteniendo los principios de honradez y transparencia”

La nueva fábrica de piensos, dotada de la última tecnología de producción, y eficiencia energética permite hoy a la cooperativa ofrecer al sector ganadero la mejor calidad nutricional, trazabilidad garantizada del proceso productivo y seguridad alimentaria, bajo el lema “control total y respeto al medio”. Ello supone para Copasa y sus socios un salto cualitativo y cuantitativo notable. En el ejercicio 2019, Copasa certificó sus fábricas 1 y 2 en Trazabilidad en Producción de Piensos para Alimentación Animal. “Nuestro objetivo es ofrecer la mejor relación calidad-precio en alimentación animal y el servicio integral al ganadero”, subraya Víctor Rodríguez, gerente de Copasa.

Bajo la máxima de apoyar al máximo al agricultor y ganadero y contribuir a impulsar su capacidad productiva, Copasa afronta el futuro apostando decididamente por la Investigación y el Desarrollo dentro del sector agropecuario. Tanto es así, que actualmente la cooperativa se halla inmersa en cuatro proyectos que pretenden mejorar la vida y el negocio del agricultor y el ganadero. Con este fin, nace el proyecto Civex, que permitirá al ganadero de vacuno la geolocalización de sus vacas en tiempo real y la predicción del momento del parto, en su dispositivo móvil o tablet. Pero buscan dar un paso más y acometen el proyecto Reprovac, dirigido a la mejora de los índices reproductivos en el ganado vacuno de carne. En materia agrícola se lanzan de lleno a la mejora del cultivo de leguminosas con el fin de hacerlas más rentables en su adaptación al medio de Castilla y León. Surge así el proyecto Promolec.

Imagen de una explotación de porcino ibérico en la provincia de Salamanca.
Imagen de una explotación de porcino ibérico en la provincia de Salamanca.

Y no conformes con estos tres proyectos, Copasa pone en marcha un programa de desarrollo de la producción de porcino ibérico en la provincia de Salamanca, mediante acuerdos con otras cooperativas agrarias y la industria, implantando un sistema innovador de tratamiento de residuos en la propia granja, que permite reducir la capacidad contaminante y eliminar el mal olor y los gases de efecto invernadero, facilitando la gestión de los purines y también la convivencia del negocio del porcino con la vida en los pueblos. Es el llamado proyecto Geopur.

PALABRAS CLAVE