15 agosto 2020
  • Hola

Serrano, sin tapujos sobre el Salamanca UDS: “Ha sido un año muy malo, nunca había vivido algo así en mi carrera”

El barcelonés cree que el club no aprovecha su potencial y lamenta no haber podido mostrar su fútbol: “Ha sido un desastre de organización, y en lo personal, nunca había estado tanto tiempo parado”

08 jun 2020 / 11:27 H.

Alex Serrano está en Gijón, muy contento por la recuperación de su rodilla, y hace un repaso de su temporada en el Salamanca, que califica como “muy mala” tanto en lo personal como en lo colectivo, por sus problemas de lesiones y por el funcionamiento de la entidad.

–Lo más importante: ¿cómo están todos en la familia? ¿Dónde le cogió la situación por el coronavirus?

–Tuve suerte, porque estaba en casa, en Gijón, y acompañado. Hemos tenido suerte además de que en Asturias no ha habido muchos casos y hemos podido ir avanzando de fases. Ya tenemos un funcionamiento de casi total normalidad y este lunes con la Fase 3 más todavía.

–¿Y la rodilla?

–Muy bien. Personalmente me vino bien el parón, porque me he tomado estos meses para recuperarla y fortalecerla. Trabajo todos los días con el fisio y estamos teniendo unos resultados muy buenos y estamos muy contentos, porque las valoraciones de los médicos son muy positivas. Descarté el quirófano porque pensamos que no era necesario y la rodilla me está respondiendo bien. Cuando toque volver a empezar con el fútbol creo que estaré a tope.

–¿Será en el Salamanca?

–No, al final es un poco la historia que sabe todo el mundo. Cuando iba a pasar por el quirófano me ofrecieron renovar si dejaba la ficha libre. Yo era optimista con la lesión, pensé que en mes y medio estaría, y no era partidario de quedarme sin la ficha porque quería competir. Cuando estaba previsto que estuviera recuperado hubieran quedado diez partidos. Miré por mí y ahí quedó la cosa, porque después de la operación ya no volvimos a tener contacto y hasta el día de hoy.

–Parece que no es ni el primero ni el segundo que no ha tenido noticias del club.

–El Salamanca es un poco peculiar. El año ha sido muy atípico y yo personalmente nunca había vivido algo así. Pero al final así es el fútbol. Considero que el funcionamiento no ha sido el correcto y todo influye para que haya sido un año desastroso. Con todo lo que tiene de base el Salamanca, a poco que hagas tres cositas, vas para arriba. Espero que en algún momento cambie el chip y le den la vuelta. Hay pocos clubes en Segunda B con tanto potencial: la masa social, el estadio... El Salamanca tenía que ser un referente en la categoría, pero el día a día no lo controlas y así no sales adelante, lo que sí hacen otros clubes mucho menores.

–Las lesiones no le han ayudado a demostrar su fútbol.

–Venía muy ilusionado con el proyecto, por la plantilla que había y todo lo que me habían hablado. Y en lo personal con muchas ganas de dar un paso al frente. Ha sido un año muy malo en todos los aspectos: en lo colectivo con tanto desastre de organización y en lo personal porque nunca había estado tanto tiempo parado y eso me ha lastrado para tener continuidad. Ha sido una temporada muy rara, con altibajos.

–¿Dónde cree que hubiera acabado el Salamanca si se hubiera terminado la liga?

–No sabría decirte. Sí es verdad que antes del parón estábamos en una dinámica negativa y de haber seguido quizá hubiéramos pasado apuros, pero un parón airea la cabeza y quizá habríamos vuelto con otro chip.