30 marzo 2020
  • Hola

Victoria del Guijuelo lejos de casa para escalar posiciones a costa del Calahorra (1-2)

Los chacineros se mostraron sólidos y jugaron medio partido contra diez jugadores

16 feb 2020 / 20:20 H.

Nueva victoria del Guijuelo lejos del Municipal, el cuarto triunfo de los de Ángel Sánchez en las últimas cinco jornadas. Los verdes tuvieron en Pablo Espina a un verdadero ´killer´ del área, con dos dianas de oportunismo, puro ariete, que sellaban una ventaja contundente. Cabe decir que una cartulina roja al zaguero local Jon Echaide al borde del intermedio por soltar el codo en un salto allanó el camino a la escuadra salmantina, que se mostró muy atenta y segura en el trabajo defensivo hasta sumar un valioso triunfo a domicilio que le permite escalar a posiciones más plácidas ya con 32 puntos en su haber.

Comenzaron muy sólidos los chacineros ante un Calahorra con algunas ausencias destacadas en su once inicial y con jugadores poco acostumbrados a estar sobre el campo, lo que se notó en los automatismos en la escuadra de Miguel Sola. Enfrente, el Guijuelo estaba bien plantado y movía el esférico con mucho sentido, llegando pronto a las inmediaciones de la meta rojilla. No obstante, la primera oportunidad clara del encuentro era para el Calahorra al paso por el minuto once de juego, con un disparo de Óscar Castro que encontraba la gran respuesta de Vallejo.

Dani Hernández protagonizaba la primera llegada de los salmantinos con un lanzamiento de falta que blocaba con seguridad Roberto. Los locales buscaban profundizar por bandas, pero la defensa de los de Ángel Sánchez estaba muy bien colocada y atenta.

Y en esa dinámica, llegaba el gol del Guijuelo para abrir el tanteador cuando Andi Bogdan robaba un esférico y montaba un contragolpe que él mismo acabaría rematando con peligro. El rechace le cayó a Pablo Espina y el ariete de los verdes no perdonaba, mediado el primer periodo, para poner con ventaja a los visitantes.

Trataron de reaccionar los locales con una oportunidad de Celorrio que remataba con calidad ante la salida de Guille Vallejo, saliendo el esférico fuera por muy poco, y con un segundo susto para la integridad del marco chacinero en un venenoso centro chut de El Haddadi, por fortuna sin consecuencias.

Los locales se volcaron en ataque pero la defensa del Guijuelo rayó a gran altura, si bien una contra en el minuto 44 llevó la opción del cero a dos, frustrada por Alberto en el cruce. Y ya sobre la barrera del minuto 45, la polémica en un salto entre Echaide y Espina que el colegiado saldó con roja directa para el central de los locales. Se quedaba así un decorado muy favorable para los chacineros de cara a la segunda mitad.

Arrancaba la segunda parte con el Guijuelo bien aposentado sobre el campo ante las prisas de los locales, lastrados además por esa inferioridad que obligaba a Miguel Sola a retirar a Jorge Fernández, normalmente un brillante argumento en el ataque de los rojillos.

Los riojanos apenas se acercaban a pelota parada, como en algún saque de esquina, mientras el conjunto de Ángel Sánchez tenía una buena oportunidad para el cero a dos cuando Espina, a pase de Fekir, disparaba fuera por muy poquito. Poco después la respuesta de los calagurritanos en un lanzamiento de falta colgada al área que remataba Alberto por encima del travesaño del marco salmantino.

Pero jugando con uno más, el Guijuelo estaba muy cómodo, con practicidad pero sin despreciar las acciones ofensivas. Carmona ponía a prueba a Roberto, y apenas tres minutos después llegaba el segundo de los charros y prácticamente la sentencia chacinera cuando Pablo Espina repetía como killer. Dani Hernández disparaba con mucha intención en el balcón del área, el guardameta local no podía blocar el esférico y Pablo Espina, oportuno y en su sitio, volvía a embocar al fondo de las mallas. Cero a dos y todo muy bien encarado.

Pero los locales no se daban por rendidos, pusieron cerco al marco visitante y un centro al segundo palo lo remataba con un perfecto testarazo Chaco al fondo de las mallas, metiendo picante al tramo final del encuentro. Apenas un par de minutos después, los locales pedían penalti sobre el ariete Chaco en una jugada donde el colegiado no vio nada punible. Los locales se acercaron en un par de lanzamientos desde la esquina, con seguridad en la defensa salmantina, y en un disparo desviado de José Ramón.

Por parte del Guijuelo, además de un par de amarillas por pérdida de tiempo, algo lógico en esa tesitura, Pablo Espina pudo redondear su gran tarde en un contragolpe muy claro de los de Ángel Sánchez, pero su disparo se perdía por encima del marco calagurritano. Al final, alegría enorme en los verdes, que siguen escalando y están ya en las posiciones tranquilas con 32 puntos después de haber ganado cuatro de los últimos cinco encuentros.

PALABRAS CLAVE