Borrar
Dani Llácer, segundo entrenador de Unionistas, en su mesa de trabajo. LAYA
Inmersión en el «método Unionistas» con el que han derribado la puerta Slavy o Rastrojo

Inmersión en el «método Unionistas» con el que han derribado la puerta Slavy o Rastrojo

Daniel Llácer, segundo entrenador de Ponz, descubre los secretos de su plan de mejora: vídeos del jugador en situaciones de partido y entrenamiento, cortes de la élite, una charla de no más de 5 minutos y trabajo personalizado, son la base del éxito

Iván Ramajo

Salamanca

Miércoles, 8 de mayo 2024, 09:48

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La 'crisis de los 30' a Daniel Llácer (Valencia, 34 años) le vino a los 29: dejó su incipiente carrera como primer entrenador en el fútbol de cantera, dio un paso atrás y se tupió de conceptos y cortes de vídeo siendo primero analista y luego segundo entrenador. Así llegó al staff de Alessio Lisci y rozó la Primera División. Ese, sin duda, fue el punto de break en su carrera en los banquillos. Conoció el ya famoso 'plan de mejora' que ha llevado a Slavy de las dudas y la falta de minutos a una explosión goleadora sin precedentes en Unionistas. «El mérito es del jugador, pero quiero destacar que ha tenido quince charlas individualizadas con Llácer que le han llevado a este punto», descubrió Ponz en la rueda de prensa previa al partido de Teruel.

LA GACETA realiza una de esas sesiones que mejoran el rendimiento de los jugadores, que ahora resulta tan evidente en el ariete búlgaro; y por el que todos los jugadores de la primera plantilla de Unionistas han pasado. «La confección de la plantilla desde este punto de vista es ideal. Al ser gente joven el margen de mejora ha sido grandísimo, el más llamativo es Slavy ahora mismo, pero también los veteranos lo han asimilado muy bien. A mí, personalmente, como ha entendido el concepto Ramiro me maravilla», abre boca Llácer.

El 'método', a rasgos simples, es el siguiente: un análisis preliminar del jugador en cuestión (que hizo en pretemporada), de tener un conocimiento lo suficientemente completo paras saber sus puntos fuertes y débiles; y, a partir de ahí, en qué debe mejorar por el bien común. El paso de las jornadas es lo siguiente: «Sobre la 10 ya tienes una idea formada, los cortes de vídeo y las estadísticas te empiezan a pedir mejoras de ojo», apunta. A partir de ahí llega el giro de guion que lo cambia todo: primero a través de cortes de vídeo propios, de los errores y aciertos que cometen en los partidos, después con ejemplos en vídeos de acciones en partidos de élite (acciones de Aspas están en el catecismo de Slavy: un gol suyo al Athletic llama la atención por el parecido al del Teruel de este fin de semana. '´Atacar área' escondiéndose del central alejado', se llama) para mostrar de manera clara lo que se quiere potenciar, y entre medias una charla de no más de cinco minutos «para no saturar al jugador» en el despacho de los entrenadores, que los fines de semana se transforma en sala de prensa del Reina. Por último, llegan las sesiones de entrenamiento, en el que las picas, los conos y los compañeros hacen el resto. Así una vez y otra, y otra vez.

Al margen de Slavy, hay otro ejemplo de mejora de libro: Rastrojo. Su fichaje encajaba como anillo al dedo dentro de la idea y las posibilidades del club: jugador joven, con potencial que se merecía el salto de Segunda a Primera RFEF. Los minutos en esta Liga le descubrieron una grieta en su velocidad; a la hora de encarar su instinto natural le llevaba a tratar de superar por fuera al jugador en cuestión; sin embargo, una vez detrás de otra se topaba con que el lateral en cuestión se sabía su recurso. Es exactamente ahí cuando el 'Mac' de Llácer entró en juego para ofrecerle los recursos necesarios hasta transformar al jugador: del lamento por la pérdida a salir ganador. A tener las ideas tan claras para cerrar los triunfos con sus goles frente al Barça B, el Sabadell o el Teruel.

Slavy y Rastrojo, parece claro, son de los jugadores que más han pasado por el 'diván'; y Planas y Tur , también. «El mérito de lo que hacen es exclusivamente suyo», se quita el mérito el segundo técnico de Unionistas.

Vista de las entrañas del Mac de Dani Llácer, desde donde ejecuta su método de mejora.
Vista de las entrañas del Mac de Dani Llácer, desde donde ejecuta su método de mejora. LAYA

Los dos centros a gol de Ekaitz en Teruel vienen del 'método'

Los dos últimos ejemplos de éxito del 'plan de mejora' con el que ha convivido durante toda la temporada el vestuario de Unionistas se vieron en el campo de Pinilla (Teruel). Los 2 goles tienen un punto en común: Ekaitz Jiménez. Él fue el encargado de encarrilar los tantos con sus centros al área. «En el análisis previo del jugador observamos un rasgo estable, que llamamos, y es que cuando llegaba a línea de fondo empleaba muy frecuentemente un centro muy enroscado —con mucha comba— que en determinadas situaciones no era el más conveniente, a lo mejor hubiera venido bien un centro más con empeine exterior. En cuanto detectamos eso empezamos a trabajarlo y a manejarlo y de ahí a esas dos asistencias del sábado», explica Dani Llácer. Que cuenta que los centros, de manera específica, es algo a lo que se ha dado «mucha caña», por ese tramo de la temporada donde al equipo le costó tanto encontrar pueta: «Las tareas de último tercio del campo y los recursos de últimos pases, las situaciones pregol y el centro lateral es algo a lo que le hemos dado mucha caña. En nuestro modelo de trabajo tenemos dos maneras de encarar una situación de gol, que son centros a estar y centros a llegar. No es lo mismo para el centrador que el delantero esté ya dentro del área que fuera, como se vio en Teruel».

En total, toda esta teoría ha sido desarrollada a lo largo y ancho de 188 sesiones de entrenamiento, «en las que no sólo aprenden ellos sino también nosotros, esto es un feedback. Yo esta temporada he aprendido un montón sobre defensa posicional», se deshace en elogios hacia sus jugadores Llácer. «La idea clave de todo este concepto es hacer especialistas a los jugadores de un puesto, y esto le va a servir jueguen aquí en el Valladolid en Primera», dice.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios