Borrar
Edgar Ponce junto a Dani Llácer en una reunión de amigos en Valencia.
Edgar Ponce: «Conocí a Dani en la universidad. Nos sentamos juntos y rapídisimo conectamos por el fútbol»
ENTREVISTA

Edgar Ponce: «Conocí a Dani en la universidad. Nos sentamos juntos y rapídisimo conectamos por el fútbol»

El segundo entrenador de Unionistas conoció a Dani Llácer en la universidad de Valencia estudiando Ciencias de la Actividad Física y el Deporte (CAFyF), donde, desde el día uno, empezaron a compartir su pasión por el fútbol

Iván Ramajo

Salamanca

Sábado, 29 de junio 2024, 12:37

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Edgar Ponce (30 años) es la apuesta de Dani Llácer para reemplazarle como segundo entrenador en el vestuario de Unionistas. Era el nombre que él quería para ese puesto desde el principio, por conocimientos y por feeling. Ambos se conocieron en la universidad de Valencia estudiando Ciencias de la Actividad Física y el Deporte (CAFyF), donde desde el día uno empezaron a compartir su pasión por el fútbol. Una segunda parte en las oficinas del Levante y la de Unionistas será su tercera experiencia vital juntos.

La primera pregunta es obligada: ¿quién es Edgar Ponce?

—Un apasionado del fútbol que desde los 16 años entrena —ahora tiene 30—. Antes de centrarme exclusivamente en el banquillo, que es lo que ha traído a Unionistas, jugué en la cantera del Valencia durante seis temporadas, era el típico jugador zurdito que juega entre la mediapunta y el extremo, luego estuve en otros clubes como el Patacona hasta que vi que jugar me quitaba horas para poder prepararme para estar en un banquillo y hasta ahora. Entrenar es mi verdadera pasión.

¿Y qué sabe de Unionistas?

—Pues mucho, la verdad. Estos años lo he venido siguiendo porque entre otras cosas Dani (Llácer) entrenaba allí. Desde la lejanía se observa claramente que es un club distinto, diferente, marcado por el trato con la afición. Todos esos detalles que desde que se concretó mi fichaje me han ido contando los quiero vivir ya.

¿Cómo fue esa llamada, era de un amigo y de la Primera Federación?

—La primera llamada efectivamente fue de Dani Llácer justo cuando se acababa de confirmar que él iba a ser el primer entrenador. No me pilló de nuevas porque solemos hablar bastante, pero esa fue diferente: no sólo hablamos de fútbol, sino que me proponía trabajar con él, ser su segundo en un proyecto tan ilusionante como es el de Unionistas. Por todo tenía que decir que sí.

¿Hubo otra para explicarle qué quería de usted?

—Como te digo hablábamos muy regularmente, en esa primera llamada yo creo que ya me dejó muy claro que era lo que buscaba en mí. Él mejor que nadie sabe lo que se necesita, no sólo por ser el primer entrenador sino porque la temporada pasada ha llevado a cabo este rol de segundo. Tanto él como yo somos muy parecidos en el sentido de dar mucha importancia a la mejora individual para que acabe traduciéndose a nivel colectivo. Los futbolistas son los que juegan y deciden los partidos. El rendimiento del equipo en lo futbolístico va a correr de mi cuenta, que es algo que me apasiona. En lo persona no hemos tenido que hablar nada, nos conocemos y nos entendemos muy bien y estoy convencido de que va a ser un gran año.

Si a esos dos alumnos de CAFyD de la universidad de Valencia le dicen que volverían a sentarse juntos en un banquillo, ¿qué pensarían?

—Exactamente nos conocimos así, nos sentamos juntos y así estuvimos durante los cuatro años de carrera. Como te puedes imaginar conectamos rapidísimo a través del fútbol. Luego han venido otros dos años en el Levante haciendo scouting. A nivel personal y futbolístico tenemos una gran conexión.

A Unionistas le trae Llácer, ¿quién llevó a quién al Levante?

—Pues fue un poco por otros compañeros de carrera que estaban ya en el club. Nos vieron chicos con muchas ganas de aprender, que es lo que hemos seguido y seguiremos haciendo. La verdad que estoy contentísimo de volver a coincidir con él.

Como le conoce más que nadie, ¿cómo ve de preparado a Llácer para coger las riendas de un banquillo como primer entrenador?

—En Salamanca lo conocéis bien. Dani está más que preparado, aunque sea muy joven lleva muchos años preparándose, ha estado en proyectos distintos y como es tan inteligente ha ido absorbiendo las cosas de grandísimos profesionales para tener todo listo cuando le llegara este momento. De verdad que está más que preparado.

A él le llegó esa oportunidad tras completar un año como segundo, ¿y si la historia se repite?

—Eso es pensar demasiado, ¿no? Lo cierto es que la figura del segundo siempre parece que está tapada, pero es clave, como lo son el preparador físico, el analista… Los equipos son los que consiguen los resultados. Para mí es una gran oportunidad, es un reto y un paso grandísimo en mi carrera dar este salto a la Primera Federación.

Está de vacaciones, no será hasta el día 10 —una semana antes de que arranque los entrenamientos, que lo harán a partir del día 15— cuando venga a Salamanca, pero conociéndose a su jefe seguro que le está dedicando ya muchas horas a preparar todo. ¿El día que más tarde ha bajado la pantalla del portátil cuál ha sido?

—En este del fútbol ya sabes que se trabaja 24 horas los 7 días a la semana. Y sí, me he ido de vacaciones, en teoría a desconectar y en el hotel he encendido el portátil para trabajar sobre algo. Es lo que amamos y nos gusta, qué le vamos a hacer.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios