Borrar
El presidente del Salamanca UDS, Manuel Lovato, en la trasera del palco del Helmántico en su última visita a la ciudad. LAYA
Lovato no rinde cuentas a sus socios

Lovato no rinde cuentas a sus socios

Los otros dueños del Helmántico desconcen los términos del cese de actividad y los arreglos

Iván Ramajo

Salamanca

Viernes, 22 de diciembre 2023, 06:30

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El cese de actividad decretado por el ayuntamiento de Villares de la Reina sobre el estadio Helmántico el pasado 4 de diciembre, y que se prolongó por espacio de diez días, sacó a relucir las últimas vergüenzas en cuanto a la gestión del club. ¿De verdad no era evitable el espectáculo de ver cómo se cerraba el denominado 'templo' (así llaman los seguidores del Salamanca UDS al estadio), que es santo y seña para la afición? Pues como evidentemente lo era, una parte muy importante de la masa social del club (5.909 abonados, en su última actualización) ha ejecutado una especie de punto de break con la entidad albinegra. Por la dejadez con la que se abordan las cosas del día a día.

Según ha podido saber este diario, a tal punto llega el pasotismo en la gestión del club que ni siquiera la familia Iglesias, dueña de un porcentaje del recinto de la carretera de Zamora, ha tenido constancia de manera fehaciente de lo que sucedía en el que también es su estadio. Ni del proceso del pago de la comunicación ambiental, ni el coste de la misma, ni de qué tipo de actuaciones se han de llevar a cabo. Lo que más claro se tienen desde esta parte del accionariado es que se tienen que hacer unas reformas.

Cabe recordar que Desarrollos Empresariales y Deportivos SL, propietaria del Helmántico y del lote de bienes de la UDS (entre los que se encuentran el escudo, el himno, el archivo o la boutique) no es propiedad única y exclusiva de Manuel Lovato. Lo es tan solo de una parte, aunque, en el intervalo entre las campañas 2018/19 y 2019/20, el resto cediera todo el poder de decisión sobre el club (incluido el estadio) tras el fracaso en las negociaciones con el Grupo Rodero para la venta de estos bienes; y por lo tanto de la entidad. En su momento, Lovato rechazó no sólo vender (el acuerdo de venta era por el 100% de la empresa) sino que anunció su intención de hacerse con la parte en poder de la familia Iglesias, para así controlar los bienes en su totalidad. Más de cuatro años después no solo no se ha producido esa compra (las negociaciones han sido mínimas), sino que desde este otro lado de la propiedad no esperan ningún movimiento cierto de Lovato en el medio plazo.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios