15 diciembre 2019
  • Hola

Los tres candidatos al banquillo del Salamanca

La propuesta para los tres es la misma: firmar con un segundo hasta final de curso z El técnico vasco, además, cuenta con oferta económica

22 nov 2019 / 12:42 H.

El Salamanca UDS cerró este jueves la terna de candidatos a la que le ha puesto sobre la mesa una oferta para tomar las riendas del primer equipo: el técnico abulense [40 años] César Jiménez —que como jugador tuvo una retirada prematura tras ser lesionado de gravedad por Luis Figo en un Real Madrid vs Zaragoza en el Bernabéu el 16 de enero del curso 2004/05— ha sido el último. La recibió en el mediodía de este jueves. Con esta última oferta, el club da por cerrado el capítulo de propuestas a los candidatos que manejaba la ‘Inteligencia Deportiva’ como futuribles técnicos hasta tener una respuesta en firme. El Salamanca UDs tiene claro [y quiere] que uno de los tres debe ser su nuevo preparador; a partir, según las estimaciones hechas por el propio club, del inicio de la próxima semana de entrenamientos.

Los otros dos entrenadores con propuestas sobre la mesa son el preparador vasco Aitor Larrazábal —el único técnico con experiencia como entrenador en la Segunda B: lleva una década en los banquillos de la división de bronce, arrancó en el Lemona y su último club fue, el pasado curso, el Barakaldo, con el que finalizó la campaña en cuarta posición, disputando el playoff de ascenso a Segunda—, que es el mejor colocado y el que más gusta al club, de hecho, tiene sobre la mesa la oferta más detallada de las tres —sueldo incluido—; y el colombiano Luis Amaranto Perea; con el que, tras una primera toma de contacto en verano (se valoró su incorporación antes de la llegada de Chiquimarco), el club ha vuelto a insistir de cara a su posible contratación. El perfil de los tres técnicos coincide con el de “exjugador” con “experiencia en vestuarios de nivel”, condición sine qua non para la ‘Inteligencia Deportiva’ del club del Helmántico.

A los tres técnicos, además, se la ha realizado el mismo tipo de oferta: traer un segundo entrenador de su mano —una de las condiciones que el club ha apostado por desbloquear para acabar de cerrar al técnico, al tomar la decisión de apartar del vestuario a Rafa Dueñas una vez se haya concertado la contratación del preparador— y firmar por un periodo de tiempo de seis meses; es decir, hasta el próximo mes de mayo, cuando concluye el curso.