05 diciembre 2022
  • Hola

El Unionistas no puede con el colista (1-2) en el Reina Sofía

El Talavera logra su primer triunfo del curso a costa de un frío conjunto de Casañ

19 nov 2022 / 22:13 H.
Ver Comentarios

Esta semana previa al arranque del Mundial todo eran cábalas: ¿Ganador? ¿Sorpresa? ¿Decepción? Cualquier tertulia que se precie lo ha hecho. Los porqués a Argentina, a Brasil a Francia no se dan. Eso debe quedar para Luis Enrique, el sillón de ‘gamer’ y el Twitch. Nada es ajeno al inicio de la Copa del Mundo. Ni esta Primera Federación; por mucho que el Unionistas le de la espalda con sus razones ni aunque esta categoría no pare. El caso es que horas antes de que en Catar se levante el telón, en el Reina Sofía saltaron la “sorpresa” y la “decepción”. Así. A secas. Tan cruda como la noche cerrada que se comió la grada. El Talavera aterrizaba sin un solo triunfo en el casillero y salió con él bajo el brazo tan contento.

Al conjunto castellano les bastó con hacer las cosas bien en el primer tiempo. Con taponar las vías de agua a su manera en defensa y con dejarse guiar por Zanelli y la frescura de Escudero, Faye y Álvaro Juan les bastó. El Unionistas, que salía de partida sin un ‘6’ nato y con los fichajes rutilantes, se sorprendió de que un equipo desahuciado en la tabla les disputara la posesión del balón primero, y les obligara a recular después. El metro de ancho ganado esta jornada al terreno de juego ayudó al Talavera en esa labor silenciosa. Que abrió la boca superado el cuarto de hora de encuentro: el ‘10’ carioca dinamitó la línea defensiva del Unionistas con un pase a la espalda de Jon Rojo sensacional. Con el exterior de la bota. Y con una comba tan acusada como para que Álvaro Juan hubiera definido mejor. Pedraza se había cruzado providencial.

La ocasión clara en contra le dio un calambrazo al equipo de Casañ, hasta entonces contemplativo. O para ser más exactos a Borja Díaz y Chapela. Entre los dos firmaron una acción de manual. El mediapunta madrileño ganó la disputa aérea sobre los restos de la antigua línea de cal y el extremo dibujó esa línea tangente tan de Messi que se resolvió con un tac, con el exterior de la bota derecha que dejó con el molde a la zaga del Talavera y a De Miguel solo ante Biel Ribas. El punta cargó demasiado en el remate (¿o fue un pase de la muerte?) y el disparo se le marchó demasiado cruzado de la meta castellana. Tanto como que Mawi barrió el césped con el cuerpo aprovechando la leve película de agua que había dejado la llovizna previa y se pasó de frenada. Y hasta ahí la reacción, pues el Talavera impuso acto seguido el guion que se sabe de memoria. Balones a Zanelli. Y este venga pases en vertical a la espalda rival. Y así hasta que en el minuto 27 Escudero se limpió con el cuerpo a la defensa blanquinegra al completo y adelantó al Talavera con un buen zurdazo al alcanzar la frontal. 255 minutos después adiós a la racha sin encajar. Y pudo ser peor con otra igual en la que Salva tuvo que salir de sus dominios para salvar el mano a mano con Faye.

El Unionistas no cambió nada en el arranque. Y se encontró con el empate de rebote. Biel Ribas echó la vista atrás una década y le regaló el gol a otro equipo de Salamanca. Su golpeo a la desesperada acabó en su red tras golpear en la espalda de Nespral. El plas duro sobre el ‘8’ del asturiano sonó igual cuando Pedraza le perdió la cara a Álvaro Juan y en el abrir cerrar de ojos el Talavera volvía a estar por delante.

Y a partir de ahí nada. Ni regalo, ni milagro. Por mucho que Casañ trenzara rombos y cuadrados. Ni racha de ocho partidos sin perder. Decepción.

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png