05 agosto 2020
  • Hola

El Unionistas gana sobre la bocina al Barakaldo y sale del descenso (1-0)

Los de Jabi Luaces consiguen la victoria en casa con un gol de Guille Andrés segundos después de saltar al campo

15 ene 2020 / 23:02 H.

La estrella de la Copa alumbró al Unionistas en La Liga. Tanto, que lo sacó de los puestos de descenso 18 jornadas después.

Y eso que de salida le pesó lo suyo... más en las fuerzas que en otra cosa. Jabi Luaces, pese a jugarse otra final de Liga, no se anduvo con medias tintas: cinco jugadores de refresco con respecto al choque frente al Deportivo de La Coruña. Lo del portero Mario Fernández y, sobre todo, lo de Óscar González fue llegar y besar el santo: titulares. La pareja de defensas –Pedro López y Zubiri– y la ‘armada charra’ –De la Nava, José Ángel y Piojo– fueron marcados por el técnico vasco como intocables. Sin embargo, el carrusel de cambios no le dio el punch esperado de inicio: el Barakaldo se llevó la primera parte a los puntos. Tuvo el control, a la forma y modo que Carles Marc se mueve en el campo. El orden y el rigor atrás para apenas conceder; y después el balón a ras de césped para atacar y levantar la cabeza. Así, a Jairo se le abrieron los caminos para probar qué tipo de portero es Mario Fernández. El disparo cruzado buscó su escuadra diestra: el meta cántabro se estiró para mandar el balón a córner. No hubo una ocasión más clara en todo el primer tiempo. La de Juan Delgado, superada la media hora del partido, por ejemplo, no encontró puerta. La opción del disparo se la había fabricado tras apoyarse con Txabi Galán por el costado izquierdo. El Unionistas apenas llevó peligro y el poco que generó tuvo un nombre propio: Óscar González. “¡Bien, nuevo!”, le gritaron tras asociarse en la frontal con Romero y sacarse un zapatazo cruzado como carta de presentación que no encontró puerta. Un córner de Gallego, que acabó siendo un centro-chut puso punto final al primer acto.

El cambio de tiempo no varió nada el guion: el Barakaldo llevó la manija. Ayoze hizo de salvavidas con Delgado a la caza de un remate en el mismo área pequeña. Un zapatazo del ‘9’ vasco lo repelió Mario Fernández a renglón seguido. Alcanzado el minuto 50 de partido, el Unionistas dio un paso adelante, a través de Gallego que se incorporó sin dudarlo al ataque generando peligro cierto: dos centros al área tuvieron su aquel. La ‘guerra de guerrillas’ emprendida por el lateral la siguieron a pies juntillas los otros hombres de ataque: a Romero le sacó a Olaizola la roja directa en tierra de nadie... Faltaba, sin embargo, la ocasión: y le llegó con un golpe de banquillo de Luaces, que metió a Guille Andrés en mitad de una serie de córner y sacó petróleo: el gol. Los tres puntos. Salir del pozo tras 18 jornadas.