23 mayo 2019
  • Hola

El Unionistas empata en casa del Coruxo y se mantiene con opciones de Copa (0-0)

Ambos se medirán la próxima semana a rivales que no se juegan nada: los de Aguirre a un Rápido descendido y los gallegos a la Cultural, que ya no aspira al playoff

12 may 2019 / 22:12 H.

El Unionistas regresó de Coruxo con el botín de un punto. No pudieron ser los tres, que le hubieran hecho depender de sí mismo en la última jornada en la lucha por un puesto en la Copa del Rey, pero tiene un mérito enorme que los de Roberto Aguirre, con la permanencia asegurada antes de tiempo, lleguen vivos al próximo fin de semana con opciones de repetir participación copera.

El 0-0 del marcador final fue el reflejo de lo que se vio sobre el campo: ambos equipos estuvieron más pendientes de no encajar que de buscar la portería rival, aunque los salmantinos dispusieron de las mejores ocasiones y, si se hubiera tratado de un combate de boxeo, hubieran ganado a los puntos.

Para disputar la próxima Copa del Rey, el Unionistas tendrá que ganar y esperar que el Coruxo no lo haga. Ambos se van a medir a oponentes que no se juegan nada el último día por distintos motivos: los charros recibirán a un Rápido de Bouzas que este domingo consumó su descenso a Tercera, mientras que el Coruxo visita a una Cultural que ya no tiene opciones de meterse en el playoff.

El Unionistas empezó firme el encuentro en O Vao, buscando el área gallega, pero lo cierto es que fueron los locales las que dispusieron de las mejores ocasiones en la primera media hora. Primero fue Carlos Molina el que evitó el 1-0 con un paradón y después el gallego Pitu, que con todo a favor la echó fuera. Y se pasó al que pudo ser el 0-1: Portilla sacó una falta hacia Ribelles, cuyo remate se estrelló en el larguero poco antes de que el árbitro decretara el final de la primera mitad.

En la reanudación fue el Coruxo el que empezó con algo más de intención y el Unionistas el que tuvo la oportunidad más clara para abrir el marcador: tras el saque de un córner remató Carlos de la Nava y, cuando ya se cantaba el gol, uno de los defensores lo evitó de manera acrobática casi sobre la misma línea de gol.

Llegaron los cambios, debido al calor y el estado físico de los jugadores. Primero Adri Llano sustituyó a un Portilla que había notado alguna molestia, y en los últimos minutos el propio Llano, con un pinchazo, tuvo que dejar su lugar en el campo a Guille Andrés, que fue el que dispuso de la última oportunidad, que desbarató sin excesivas complicaciones el guardameta Alberto cuando el árbitro estaba a punto de señalizar el final.