23 agosto 2019
  • Hola

El Unionistas cae derrotado ante un Ávila superior (3-2)

Góngora, de penalti, y Álvaro Romero fueron los autores de los tantos del equipo de Aguirre

Ávila /
14 ago 2019 / 22:03 H.

El Unionistas cayó derrotado este miércoles en Ávila en un nuevo test de pretemporada. El equipo salmantino fue inferior al abulense, que militan en el grupo VIII de Tercera División, en un partido en el que se señalaron tres penaltis y Ribelles acabó expulsado por doble cartulina amarilla.

El Unionistas salió al césped del estadio Adolfo Suárez con Brais, Pedro López, Góngora, Zubiri, Ayoze, Ribelles, Álvaro Romero, Javi Navas, David Grande, Guille Andrés y Matthieu. Tras un primer cuarto de hora de tanteo y sin acercamientos al área, el Ávila tuvo la primera en el minuto 17 en un remate muy claro de Diego Ortiz que sacó Brais con una gran parada. Hasta el minuto 23 no tuvo la primera ocasión el Unionistas con un lanzamiento de falta de Javi Navas que remató Ribelles desviado.

El mayor dominio del equipo abulense se tradujo en el minuto 37 en el tanto de Rubén Ramiro, que remató un buen centro tras adelantarse a la defensa del equipo de Roberto Aguirre. Con el 1-0 llegó el descanso. El técnico asturiano del Unionistas metió en la segunda parte a Javi Hernández, Garrido, Piojo y De la Nava. En el minuto 50, el Ávila pudo poner el 2-0, pero Peli falló un penalti. Casi a renglón seguido, el colegiado señaló otra pena máxima, esta vez a favor del Unionistas. Góngora no perdonó y estableció el empate.

En el minuto 64 entraron en el campo Portilla, Diego González y Gallego y siete minutos más tarde Álvaro Romero adelantó a los salmantinos tras culminar un gran pase de Portilla. Poco le duró la alegría, porque en el 77 Diego Ortiz empató la contienda para el Ávila. De ahí hasta el final, los locales fueron los dueños y señores del encuentro y mucho más después de la expulsión de Ribelles por doble amarilla. Otro penalti, esta vez a favor de los abulenses desequilibró el encuentro en el minuto 86. Rubo fue el autor de la pena máxima que estableció el 3-2 definitivo.