Borrar
Manuel Lovato, junto a Antonio Amaro, María Hernández y Kristian Álvarez en Santiago.
El Salamanca UDS lleva diez jornadas en descenso...pero a Lovato le “gusta” lo que ve

El Salamanca UDS lleva diez jornadas en descenso...pero a Lovato le “gusta” lo que ve

El presidente mexicano transmite “confianza” en su primer mensaje tras aterrizar en el Helmántico tras 25 meses de ausencia

Viernes, 25 de febrero 2022, 09:58

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Tras tres años sin pisar Salamanca —desde el 2019 llevaba el presidente azteca sin hacer acto de presencia en el palco del Helmántico—, Manuel Lovato regresó este jueves (con nocturnidad: llegó a eso de las tres de madrugada de este pasado jueves procedente de Santiago) a la ciudad de su equipo en España. Y lo hizo tras haber presenciado en vivo y en directo a su equipo —la derrota en el Vero Boquete— y con dos mensajes claros que dejó dichos en Galicia y con los que ha también ha aterrizado en Salamanca: “Confianza” y que “le gusta lo que ve”, apuntan fuentes cercanas al presidente del club albinegro.

Sorprende que a Lovato —que según dicen estas mismas fuentes ha visto “todos y cada uno de los partidos que ha jugado el equipo, desde allí”— le “guste lo que ve” cuando el Salamanca UDS encajó su novena derrota de la temporada y seguirá, a medio plazo, en puestos de descenso; posición en las que lleva enfangada la plantilla desde la 14ª jornada de Liga, sumando ya 10 de manera seguida... Pues, pese a ello, “le gusta”.

Ese “le gusta” viene justificado por la “manera” en que tuvo el equipo de enfocar el partido en tareas ofensivas: es cierto que es la primera vez en toda la temporada en la que el conjunto albinegro es capaz de anotar más de un gol. Al margen del análisis en ataque, Lovato achaca los cuatro tantos encajados (la mayor goleada recibida desde el pasado 19 de septiembre del 2019, cuando el Bilbao Athletic también le hizo cuatro tantos al conjunto entonces entrenado por Pablo Cortés) a errores puntules con nombres y apellidos.

Aterrizado en la ciudad, el presidente no solo no dijo ayer esta boca es mía, abordando las incertidumbres que sobrevuelan sobre su gestión y el futuro del club, sino que no se pasó por el entrenamiento para ver in situ cómo fue el día después y a las puertas de que su plantilla se enfrente a una final por la salvación.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios