15 julio 2020
  • Hola

El Salamanca cae ante el Burgos y el Helmántico clama contra Lovato (0-1)

Los rivales estuvieron con un jugador menos desde la primera media hora del partido

16 feb 2020 / 21:20 H.
    Cargando reproductor ...

Se acabó. La paciencia con Manuel Lovato se ha agotado. El Salamanca perdió este domingo en casa 0-1 ante el Burgos que estuvo desde el 33 con un jugador menos. El estado de alerta es total y es que el club está en peligro de descenso a Tercera aunque esté cuatro puntos por encima de esa zona. Las sensaciones son que el final de temporada va a ser un drama en todos los sentidos. Ayer el Helmántico dictó sentencia y dio con el culpable. “Lovato vete ya”, retumbó en el estadio salmantino.

El fútbol muchas veces es simplificar. Y Aitor Larrazabal con la enfermería y la embajada hasta la bandera de bajas decidió apostar por una defensa de cinco con sus tres únicos centrales disponibles y dos carrileros improvisados como Medina y Ulises Torres. A no encajar y a rezar en ataque.

Eso sí, en el 8, Hugo Díaz robaba una de esas carteras que tanto le gusta en la presión y se sacó una falta lateral que acababa en el corazón del área pequeña pero nadie acertó a empujarla con el bosque de espinilleras que por allí había. En la siguiente jugada, pese a la defensa de cinco, llega el primer desajuste defensivo y Borja Sánchez, solo, la cruza en exceso.

La defensa de cinco no daba más seguridad y es que es una cuestión de concepto no de acumulación de efectivos. En el 29 Monárrez con un par de regates de salón despertó al Helmántico y contagió ese empuje a sus compañeros y es que hasta el intermitente e invisible Ulises Torres de cabeza estuvo cerca de abrir el marcador. Monárrez había puesto a hervir el encuentro y en su banda Hugo Díaz y él cada vez que respiraban sacaban cartulinas amarillas. Así, en el 33 Julio Rico vio la segunda y el Burgos se encajonaba. El Salamanca aprovechaba la ebullición aunque Altube no materializaba pero la mecha estaba prendida.

Lsa gran decepción. En la segunda mitad el Salamanca estaba llamado a comandar el choque y el Burgos a colgarse del larguero con uno menos y así parecía que sería. Los burgaleses defendían con uñas y dientes pero es que el conjunto de Larrazabal no era capaz de plasmar su superioridad numérica. En el 59 Ulises Torres tras una buen acción individual disparaba cerca del palo. Larrazabal quería desbloquear el cerrojazo burgalés y miró al banquillo para sacar moho picón canario con Gio y picante mexicano con Galván. Faltaba media hora y la defensa ya era de cuatro y había que morir en el área burgalesa.

No salió bien la apuesta. No podía el Salamanca gestionar la ventaja y el Burgos esperaba a que los de Larrazabal se liaran en la frontal una y otra vez. Impotencia y desesperación ante la falta de ideas en ataque de los salmantinos. Estaban cegados y no eran capaces ni de tirar a puerta ante un Burgos que estaba con la lengua fuera esperando que pasaran los minutos. Se estaba escapando vivo el Burgos y es que el Salamanca estaba más nervioso que el Burgos pese a llevar desde el 33 con un jugador más. El drama llegó en el 85. Cerrajería se cuela dentro del área, recorta y fusila al primer palo a Sotres. Después unos minutos de asedio con varias ocasiones malgastadas y el ‘Lovato vete ya’ como nuevo himno del club.

PALABRAS CLAVE