23 agosto 2019
  • Hola

El Guijuelo empata ante el Valladolid B ya sin opciones de playoff (0-0)

El equipo de Ángel Sánchez, a pesar de que los resultados en otros campos no le eran favorables, buscó el triunfo desde el primer hasta el último minuto, pero no estuvo acertado

14 may 2019 / 19:34 H.

El Guijuelo se merece la ovación de sus aficionados por ser un equipo que nunca se rinde. A pesar de que sus opciones no eran muchas y de que los resultados en otros campos se encargaban de borrarlas del todo, el equipo de Ángel Sánchez buscó el triunfo frente al Valladolid B desde el minuto 1 hasta el 94, que fue cuando el árbitro pito el final. Por contra, el filial pucelano acudió al Municipal a por un punto y lo consiguió.

Los chacineros ya no podrán luchar en la última jornada por el playoff de ascenso a Segunda División, pero su campaña, con la clasificación para la Copa incluida, es ya para enmarcar, pero acudirán al campo del Inter como siempre a ganar por ellos mismos, pero es que además echarían una mano a sus vecinos del Helmántico, por si las moscas.

Los primeros 25 minutos fueron un monólogo por parte del Guijuelo, con un Manu Fuster que lo intentó sin descanso, pero que no tenía el día de cara a perforar la meta pucelana. A los 4 ya había avisado con un remate al palo, pero es que siguió siendo el protagonista hasta el ecuador de la primera mitad. Un par de las ocasiones llegaron con la cabeza y demostró que no es lo que mejor se le da entre todas las virtudes que tiene sobre el terreno de juego.

Al filo del descanso Carmona realizó la última intentona con un disparo desde el pico del área que se fue a córner.

En la reanudación el Valladolid B tuvo alguna oportunidad, pero sin más peligro. Carmona, con el guardameta fuera del área, lo intentó sin suerte desde lejos y después llegaron otras dos jugadas peligrosas protagonizadas por Manu Fuster, que seguía negado.

Ángel Sánchez lo intentó el todo por el todo con dos cambios muy ofensivos: primero Javi Borrego entró por Cristóbal Gil y después quitó del campo a un defensa, Acosta, para dar entrada a Ten Den. El gigante holandés dispuso en el minuto 85 de la que seguramente fue la ocasión más clara de todo el encuentro junto al palo de Fuster. Recibió un centro de Luque que era un regalo que no tenía precio, pero remató de cabeza casi a las manos del portero.

Estaba claro que el Guijuelo, por mucho que lo intentara, no iba a tener premio. A pesar de ello no dejó de intentarlo hasta el final y por eso abandonó el césped artificial del Municipal entre los incansables aplausos de sus aficionados.